Illa confía en no volver a decretar el estado de alarma en Madrid y pone como ejemplo a Cataluña y Asturias

El ministro asegura que se declaró el estado de alarma para “dar cobertura jurídica” a la limitación de movimientos y que no se extendieran los contagios al resto de España

Las medidas anunciadas por Díaz Ayuso fueron insuficientes”, ha subrayado el titular de Sanidad, Salvador Illa, que ha justificado el cierre de la capital mediante el estado de alarma para que la alta tasa de contagio de la región “no se extendiera por España”.

Es más, el titular del ramo ha puesto como ejemplo en la gestión de la evolución de la pandemia a comunidades como Asturias o Cataluña que, según él, sirven como ejemplo de adopción de decisiones rápidas. “Las comunidades autónomas están tomando decisiones rápidas y anticipándose para prevenir mayores incrementos”, ha dicho, en un intento de desacreditar la gestión de la comunidad de Madrid.

Aguado pidió ayuda

Calendario en mano, el ministro ha hecho una cronología de los hechos que llevaron al gobierno a decidir decretar el estado de alarma y ha sido vehemente al subrayar que son las comunidades autónomas “las encargadas del control” de la pandemia, al tiempo que ha destacado que la función de su ministerio es la de “coordinación”.

En este sentido, ha cargado sobre el socio de gobierno la comunidad de Madrid la decisión de tomar medidas drásticas ya que ha subrayado que fue el vicepresidente de la comunidad, Ignacio Aguado el que se puso en contacto con el Ejecutivo para transmitirles que “las cosas no van bien”, unas palabras que según la cronología del ministro propició que Pedro Sánchez enviara una carta a la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, para reunirse y de ese encuentro surgió el llamado Grupo Covid.

Después se ha detenido en otra fecha, para el ministro, clave: el 30 de septiembre. Fue cuando se celebró la reunión del Consejo Interterritorial y se acordó que las poblaciones con más de 100.000 habitantes que tengan una incidencia superior a los 500 casos por 100.000 personas en los últimos 14 días, una positividad de las pruebas diagnósticas superior al 10% y que la ocupación de camas UCI por pacientes Covid-19 superior al 35% de la dotación habitual tendrán que tomar medidas especiales. Madrid, ha dicho, votó en contra e Illa ha recordado que estas medidas eran de obligado cumplimiento.

Antes de finalizar su comparecencia, Salvador Illa ha insistido en que confía en que las medidas adoptadas hasta ahora sean “suficientes” y que no sea necesario volver a decretar el estado de alarma. “La duración del estado de alarma es de 15 días, que sumado a los días previos en los que la orden de Madrid estuvo en vigor totaliza en 23 días con medidas restrictivas, confiamos que suficientes para estabilizar la situación”, ha concluido.