Guiño de Sánchez al PNV: el País Vasco controlará sus cárceles en cinco meses

El Gobierno central acelera el calendario de transferencias y Urkullu gestionará prisiones en marzo de 2021

El Gobierno no ahorra en gestos a sus socios de investidura en vísperas de la negociación presupuestaria y en el caso del PNV lo hace retomando el calendario de transferencias comprometidas y todavía pendientes. De este modo, el Ejecutivo ha acelerado y ya ha puesto fecha para que el País Vasco controle la gestión de las prisiones en solo cinco meses, en marzo de 2021. Así figura en el nuevo calendario remitido al Gobierno de Iñigo Urkullu, en el que se incluyen las 30 transferencias pendientes, excepto la gestión del régimen económico de la Seguridad Social.

El movimiento se produce, además, después de que el PP presentara en el Congreso una iniciativa parlamentaria para impedir esta transferencia, que vinculan con las exigencias de EH Bildu para convertirse en socio preferente del Gobierno, tal como se pidió en la reunión que los abertzales mantuvieron con Pablo Iglesias el mes pasado. Con este movimiento, Moncloa prioriza al PNV y le permite rentabilizar la recuperación de transferencias, en la pugna que nacionalistas e independentistas vascos mantienen por ver quién posee mayor capacidad de influencia en Madrid.

El Gobierno Vasco ha mostrado este jueves su satisfacción por este cronograma ya que se mantienen los bloques de transferencias pendientes con un retraso de tres o cuatro meses, un periodo “menor que el parón provocado por la pandemia de la Covid-19”, señalan desde el Gobierno vasco. Según esta propuesta transmitida al Gobierno Vasco por el Ministerio de Política Territorial y Función Pública que dirige Carolina Darias, las transferencias se harán efectivas en tres bloques.

El primero de ellos, previsto inicialmente para diciembre de 2020 y que se retrasa ahora a marzo de 2021, incluye la gestión de los centros penitenciarios de Euskadi, una de las transferencias más reclamadas por el PNV, aunque la política penitenciaria seguirá en manos del Gobierno central. En este primer bloque también figuran Seguros, Servicios privados de seguridad, Meteorología, Seguros agrarios, Transporte por carretera, Fondo de protección a la cinematografía, Mercado de productos de pesca y cultivos marinos, Paradores de turismo, Asignación del ISBN y del ISSN (registros de autenticidad de las publicaciones) y Ordenación y gestión del litoral.

El segundo bloque, que expiraba inicialmente en junio de 2021 se retrasa a octubre del próximo año y en él figura la gestión de los aeropuertos y de los puertos de interés general, es decir los de Pasajes y Bilbao. Además, en este bloque se incluyen las siguientes materias: Crédito oficial, Crédito y banca, Mercado de valores, Centros de investigación, Hidrocarburos, Salvamento marítimo, Sector público estatal, Administración institucional e innovación tecnológica, Transporte ferroviario en líneas de cercanías y de la antigua FEVE, Inmigración, y Títulos y estudios extranjeros en enseñanzas universitarias. A estas materias se suman en el bloque 2 Permisos de circulación y matriculación de vehículos, Régimen electoral municipal, Inspección pesquera, y Centro de estudios y experimentación de obras públicas, todas ellas a transferir hasta el horizonte de octubre de 2021.

El Ingreso Mínimo, a finales de mes

En el tercer bloque consistirá en “iniciar los estudios para el examen de materias relacionadas con la gestión económica de la Seguridad Social”. En este caso los trabajos comenzarán en noviembre de 2021 para concluir en mayo de 2022. A ello hay que añadir la gestión del Ingreso Mínimo Vital que por mandato legal tiene que ser transferido para el próximo 31 de octubre.

El vicelehendakari y consejero vasco de Seguridad, Josu Erkoreka, ha mostrado su satisfacción a su llegada esta mañana al pleno que celebra el Parlamento Vasco porque se está “en el camino para recuperar los pasos comprometidos”, para avanzar de “manera definitiva” en esta legislatura en la conclusión del proceso de transferencias pendientes. A partir de ahí, ha dicho, el Gobierno Vasco podría “plantearse nuevos horizontes en el ámbito del autogobierno”, tras recordar que el retraso con respecto al cronograma inicial tiene que ver con la pandemia y con sucesivos procesos electorales.