El discurso “más personal” del Rey tras el ataque a la corona

La Familia Real se encuentra en Oviedo para la entrega de los premios Princesa de Asturias

La edición número 40 de los Premios Princesa de Asturias no se saldrá de la tónica habitual de este accidentado 2020 y ofrecerá un formato peculiar, distinto a todos los anteriores a causa de la pandemia. Pese a todo, los Reyes, la Princesa de Asturias y la Infanta Doña Sofía llegaron ayer a la capital asturiana para participar en el primero de los actos organizados por la Fundación, que no fue el tradicional concierto de la víspera de la entrega de galardones, sino una visita a la antigua Fabrica de Armas de La Vega de Oviedo, donde están teniendo lugar la mayoría de actividades culturales este año. Estuvieron acompañados por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y fueron recibidos por el presidente autonómico, Adrián Barbón, el delegado del Gobierno y autoridades locales.

Esta será la segunda vez que la heredera al Trono pronuncie un discurso en esta ciudad después de su emotivo debut el año pasado. También tomará la palabra el Rey en un discurso que suele ser escrutado con más intensidad que los demás que el Monarca pronuncia a lo largo del año, ya que siempre se ha considerado el más «personal» y el que, al menos en principio, es más independiente de la supervisión del Gobierno.

Aunque se dan por descontadas llamadas a la unidad del país para superar la Covid-19 y la importante crisis económica que se dibuja en el horizonte, nada hace pensar que se entre en la polémica suscitada por la negativa del Ejecutivo a que Felipe VI presidiera, como había hecho hasta ahora, la entrega de despachos a los nuevos jueces en Barcelona, un veto que se produjo para evitar malestar en Cataluña y que tuvo como resultado causar malestar en toda España.

Más cambios: las medidas adoptadas para hacer frente a la Covid-19 y evitar al máximo la concentración de personas han llevado a cambiar el escenario de la entrega de los premios, ya que se trasladará del emblemático teatro Campoamor al Hotel de La Reconquista, y a que la ceremonia central se celebre con aforo muy reducido. Además, algunos de los premiados no estarán presentes, otros lo estarán pero solo por videoconferencia y, como ya pasó en el besamanos del Palacio Real el pasado 12 de octubre, también ha sido cancelada la recepción de los Monarcas a los premiados.

Ayer tarde, durante la visita a la Fabrica de Armas de La Vega, los Reyes y Doña Leonor y Doña Sofía pudieron contemplar de cerca tres de los coches más emblemáticos del piloto Carlos Sainz, galardonado con el Princesa de Asturias de los Deportes este año. También escucharon dos piezas musicales asociadas a los premiados con el Princesa de Asturias de las Artes, Ennio Morricone y John Williams; concretamente el tema de «Deborah», de la película «Érase una vez América», y el archiconocido tema principal de «La guerra de las galaxias».

La Reina Sofía asistirá también hoy viernes a la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias. Será la primera ocasión en que doña Sofía coincidirá en un acto público con Felipe VI, la Reina Letizia, la Princesa Leonor y la infanta Sofía desde hace un año y también la primera vez en la que se les verá juntos desde que el Rey Juan Carlos abandonara España para instalarse en los Emiratos Árabes Unidos.

Uno de los premios brillará mañana en el Hotel Reconquista con luz propia: el premio Princesa de Asturias a la Concordia, que se ha concedido a los sanitarios españoles en primera línea de lucha contra el coronavirus. Con el objetivo de reducir la movilidad interprovincial y de interferir lo menos posible en la labor de los profesionales de la salud, que siguen trabajando en esta situación de emergencia sanitaria en la que nos encontramos, el colectivo de sanitarios españoles estará representado mayoritariamente por personal de Asturias. Entre los que recibirán los premios hoy estarán Teresa López Pernia, madre de Sara Bravo López, médico de Familia en el Centro de Salud de Mota del Cuervo de Cuenca y que con 28 años perdió la vida atendiendo a pacientes de Covid-19. También Nieves Mijimolle Cuadrado, titular de oficina de Farmacia. Sus padres, Tomás Mijimolle y Maria del Carmen Cuadrado, farmacéuticos de profesión y vocación, no dudaron en volver a su farmacia en Leganés en los días más duros de la pandemia. Fallecieron con pocos días de diferencia en el mes de marzo a causa de la Covid-19.

La presencia de los reyes y sus hijas en la comunidad concluirá al día siguiente, mañana sábado, con su visita a Somao, en el concejo de Pravia, para entregar la distinción al pueblo ejemplar de Asturias 2020.