Felipe VI: «Es necesario un gran esfuerzo nacional»

El Rey hace un llamamiento a que «todas las instituciones estén siempre al lado y al servicio de los españoles» en su discurso durante los premios Princesa de Asturias

Felipe VI no defraudó y volvió a utilizar su figura y sus claras palabras para ponerse al frente del Estado y liderar lo que a su juicio debe ser «un gran esfuerzo colectivo, un gran esfuerzo Nacional, de entendimiento y de concordia» para superar lo que queda de pandemia, la crisis política e institucional y el terremoto económico de imprevisibles dimensiones que ésta ha provocado. Para el Rey está claro que durante la crisis «la inmensa mayoría del pueblo español está dando pruebas inequívocas de resistencia y entereza» por lo que su esfuerzo «no puede ser estéril o caer en el olvido». Este trabajo de la ciudadanía es precisamente el que, a juicio del Monarca, «exige a todas las instituciones estar siempre -ahora más que nunca- al lado y al servicio de los españoles». En un pasaje de especial relevancia política, Felipe VI recordó que las instituciones del Estado, entre las que incluyó la Corona al hablar en primera persona del plural, deben «conducirse con sentido del deber, con la mayor responsabilidad, y con la máxima integridad y rectitud, para que el interés nacional prevalezca y los intereses generales de los españoles sean nuestro norte y nuestro guía». Solo así, continuó el Rey, «la sociedad y las instituciones que la representan se reconocen, se justifican y se comprometen con el mejor porvenir de la Nación».

El Rey no dejó fuera de sus palabras, consideradas las más personales y las más importantes que pronuncia junto al mensaje de Navidad, al escritor Benito Pérez Galdós, cuyo centenario se está celebrando durante 2020. Don Felipe rescató una hermosa cita que, escrita hace décadas, parece pensada para hoy, como suele suceder solo con los grandes: «La historia está en el vivir lento y casi siempre doloroso de la sociedad, en lo que hace todos y en lo que hace cada uno»- Y el Rey continuó glosando al genial novelista: «Este tiempo nuestro de incertidumbre es, quizá más que nunca, un tiempo de todos y de cada uno de nosotros. Sigamos recorriendo nuestra historia por los caminos del encuentro con la razón y el respeto».

Por primera vez sin público y lejos del emblemático Teatro Campoamor, la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias tuvo lugar en la antigua capilla del Hotel Reconquista. Apenas 40 personas estuvieron presentes junto a la Familia Real. En representación del Gobierno estuvo la vicepresidenta Calvo. También se pudo ver ayer en Oviedo a las presidentas del Congreso y del Senado, Meritxell Batet y Pilar Llop y al líder de la oposición, Pablo Casado. La Reina Sofía asistió también como todos los años en la que fue la primera aparición pública junto a los Reyes desde la salida de España de Don Juan Carlos a principios de agosto. Sin embargo, debido a la reciente cadena de ataques al Rey por parte del Gobierno, las miradas se centraron especialmente en el presidente del Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes, que esta viendo cómo el Ejecutivo de Sánchez se ha lanzado a una cruzada para ejercer un control más férreo a la Justicia.

Entre los premiados destacó este año el premio a Concordia, entregado a los sanitarios españoles que lucharon en primera línea contra el Covid-19 en sus peores semanas de virulencia la primavera pasada. Hasta 15 personas estuvieron en Oviedo ayer para recibir el homenaje de los Reyes pero el que tomó la palabra fue responsable de la UCI del Gregorio Marañón José Eugenio Guerrero Sanz que dijo: «No fuimos héroes. O quizá lo fuimos todos. Porque frente a una pandemia que nos obligaba al distanciamiento, supimos romper la barrera y hallar un punto de encuentro y a las 8 de la tarde, cada día, salíamos a aplaudir a la vida». El periplo de los Reyes en Asturias finalizará hoy con la entrega del premio Pueblo Ejemplar de Asturias a la localidad de Somao. También en esta ocasión la Princesa de Asturias y el Rey pronunciarán sendos discursos.