Encuesta NC Report: El bloque de centro derecha sube ante la moción de Vox

El PP es el partido que más crece, 2,8 puntos, con respecto a las últimas generales, aunque el PSOE sigue siendo la fuerza más votada, con 114-115 escaños, y podría continuar gobernando con la mayoría Frankenstein

La semana política la marca en el calendario la moción de censura que Vox ha presentado contra el Gobierno de coalición. Miércoles y jueves centrará la atención del Congreso, en un momento en el que la pandemia avanza el alza en prácticamente todas las comunidades autónomas.

Según la última encuesta de NC Report del mes de octubre, con respecto a las últimas elecciones generales la izquierda pierde dos puntos y medio de apoyo popular. Unidas Podemos cae un 1,5 por ciento en intención de voto. Y el PSOE pierde otro punto. En escaños, para los morados supone una caída de entre 7 a 8, y de 5 a 6 para los socialistas.

En el bloque de la derecha, todos los partidos confirman una ligera mejoría en representación en el Parlamento. El partido de Pablo Casado es la formación que más crece, 2,8 puntos, y entre 9 y 10 escaños. Vox avanza medio punto, y entre 1 y 2 escaños. Y Ciudadanos recupera los resultados de 2019, e incluso podría sumar un diputado más a los diez que tiene en la actualidad.

La pandemia y la gestión de sus consecuencias está desgastando más al Gobierno que a la oposición, pero aún no tanto como para dar un vuelco. La situación se mantiene además bastante estable con respecto a septiembre. El PSOE sigue siendo el partido más votado e incluso podría mantenerse en La Moncloa si volviese a aglutinar alrededor de la figura de Pedro Sánchez a la mayoría Frankenstein de la moción de censura.

El PSOE conseguiría hoy entre 114 y 115 escaños frente a los 120 que obtuvo en las elecciones de noviembre. En votos se dejan más de 588.000. La caída de Podemos es de medio millón de votos, lo que les sitúa en los 27-28 escaños. Ahora tienen 35. El PP crece en más de 375.000 votos y alcanza los 98-99 escaños. Vox pierde 72.349 votos, pero, aun así, en el reparto de escaños podría subir de los 52 a 53 o 54. Y Ciudadanos también pierde 41.000 votos, aunque mantendría sus 10 escaños o incluso podría mejorarlos en uno.

El PNV se mantiene estable en los seis escaños, igual que ERC en los 13. Y EH Bildu, en sus cinco diputados. Pero JxCat, la marca que controla Carles Puigdemont, confirmaría hasta dos escaños más, mientras que la CUP se deja un representante.

La encuesta, hecha entre el 13 y el 17 de octubre, está realizada sobre la base de una participación 3,8 puntos inferior a la del 10-N: es decir, 1.366.682 votantes menos.

El bloque de la izquierda (PSOE, Unidas Podemos, Más País y Compromís) pasa del 43,3 por ciento al 40,6 por ciento. Y de 158 escaños a 144-145. Y el de la derecha (PP, Vox, Ciudadanos y Navarra Suma) sube del 43,1 por ciento al 46,6 por ciento. Pasarían de 153 a 164-165 escaños.

Ahora bien, si al bloque de izquierdas se le suman los escaños del independentismo catalán, del PNV y EH Bildu, y de otras minorías, tendría de nuevo una mayoría de investidura, muy ajustada, y con un Parlamento dividido en dos, pero suficiente para elegir a Sánchez de nuevo como jefe del Ejecutivo. Sánchez sólo podrá seguir gobernando si mantiene a futuro la misma mayoría de su investidura, una condición que explica las decisiones y sus obligaciones con ERC y nacionalistas. La política de confrontación y de polarización en la que se ha instalado el presidente del Gobierno y el líder de la oposición sólo puede acentuar la fractura entre estos dos bloques, y el interrogante sólo está en de qué lado acaba inclinando la pandemia la balanza.

El debate de esta semana en el Congreso se lee como una moción de censura de Vox contra el líder de la oposición, Pablo Casado, no contra el presidente del Gobierno. Es decir, se juega más el liderazgo de la oposición que la Presidencia del Gobierno. El PP no puede equivocarse al elegir su estrategia ni votar a favor de la moción de censura. «Pedro Sánchez puede fumarse un puro. Y lo único que puede salvarnos es que no la defiendan ni Abascal ni Espinosa», reflexionan en la dirección popular.

El PP llega a la moción, según esta encuesta, en una razonable posición electoral, a la espera de que se confirmen sus expectativas de que el agravamiento de la crisis económica sea de verdad la «tumba» del «sanchismo». El problema para Casado es que el reparto de fuerzas dentro del bloque del centro derecha no se rompe, y esto deja su futuro gobierno en manos de una alianza con Ciudadanos, sencilla de ejecutar, y de Vox, mucho más difícil de materializar y de digerir internamente.

En la escuesta de septiembre de NC Report el PSOE también volvía a ganar las elecciones, pero con un retroceso entonces de 662.000 votantes. Esto se traducía en la cesión de entre cuatro y cinco escaños, con un 26,8 por ciento del voto, y 113-115 escaños. En ese anterior sondeo, el PP crecía hasta 12 escaños con respecto al resultado del 10-N, superando la barrera psicológica de los 100-101 diputados y el 24,1 por ciento de los votos.

La próxima encuesta ya medirá el efecto de la moción de censura que se debate esta semana en el Congreso. Aunque solo su anuncio en verano sirvió para dar aire a Sánchez. En el sondeo realizado del 25 al 29 de agosto, el PP fue el partido que más retrocedió con respecto a la encuesta de julio, mientras que la derecha rentabilizó muy poco ese retroceso del PP. El curso político se cerró el 29 de julio con el anuncio de Vox de que presentaría una moción de censura en septiembre contra el Gobierno por su «mala gestión» de la crisis sanitaria.