El Gobierno estudia decretar el estado de alarma para imponer el toque de queda

Sánchez llama a que la Comunidad de Madrid lo pida “oficialmente” e Illa quiere que el PP “comprometa” previamente su apoyo a la excepcionalidad

El Gobierno no descarta la aplicación del toque de queda que piden algunas comunidades autónomas, como la liderada por Isabel Díaz Ayuso. En el Ejecutivo están “estudiando” y “valorando” la medida, en concreto su encaje jurídico, y reconocen que antes de tomar cualquier decisión, se buscará el consenso con las regiones en el seno del Consejo Interterritorial que se celebrará el próximo jueves. En Moncloa quieren contar con un amplio respaldo político para llevar a cabo una iniciativa de este calibre, ya que requiere un sustento legal, a través del estado de alarma. Por tanto, quieren contar con el apoyo suficiente a nivel territorial y político para aprobarlo y prorrogarlo si -como se anticipa- se debe aplicar más allá de los 15 primeros días preceptivos para los que el Gobierno tiene facultad de hacerlo en solitario.

Salvador Illa ha señalado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que avanzar hacia el toque de queda “es una decisión que ni mucho menos está tomada”, aunque sí “estamos abiertos a todos los planteamientos”. En toco caso, en Moncloa se vincula el avance en esta vía a “saber si el PP estaría dispuesto a apoyar" el estado de alarma, que, “por los datos que tengo, ha dicho el ministro, es necesario”. “Seamos sinceros, antes habría que saber si el PP y el resto de grupos que lo solicitan ahora están dispuestos a comprometer su apoyo”, ha advertido el ministro de Sanidad. “Si vamos por aquí -en alusión a la posibilidad del toque de queda- necesitamos el estado de alarma y quiero saber quién está dispuesto a apoyarlo”, ha zanjado.

Illa sí que ha señalado que no se pedirá la prórroga del estado de alarma que rige actualmente en la Comunidad de Madrid, y que estará vigente hasta el próximo sábado hasta las 16:30 horas. El ministro de Sanidad ha mostrado su satisfacción por el efecto que han tenido en la rebaja de la incidencia la asunción de medidas “muy estrictas” durante los últimos 21 días en la región. Sin embargo, en el Ministerio entienden que los datos siguen siendo altos y que hay que “seguir bajándolos”. Por tanto, hoy se reunirá de nuevo el Grupo Covid-19 para plantear nuevas medidas con amparo legal, que lo hay, sin necesidad de mantener el estado de alarma. Hay que recordar que el Gobierno se vio obligado a recurrir al estado de alarma ante la necesidad de aplicar de manera urgente las limitaciones de movilidad en 9 municipios de la Comunidad de Madrid, en vísperas del puente de El Pilar, cuando decayeron vía Tribunal Superior de Justicia de Madrid, las medidas que ya se estaban aplicando.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tampoco descartó decretar el toque de queda, pero evitó referirse en concreto a la petición de la Comunidad de Madrid. “Primero hay que ver si la propuesta de Madrid se sustancia y, a continuación, sería un debate que habría que poner sobre la mesa”, ha afirmado Sánchez en una rueda de prensa junto al primer ministro italiano, Giuseppe Conte, al que ha visitado este martes en Roma. Sánchez se remitió a las declaraciones del ministro Illa sobre esta cuestión y rechazó entrar a valorar el marco legal en el que podría encajar una medida como el toque de queda. Sí repitió en distintas ocasiones, cuando le preguntaron por Madrid, que “cualquier territorio va a contar con el apoyo absoluto del Gobierno de España”.

Lo que sí dejó más o menos claro es que la decisión no sería inmediata y se remitió a la reunión del Consejo Interterritorial que se celebrará este jueves. “Cada territorio tiene una situación epidemiológica diferente, pero daremos una respuesta nacional homogénea, basándonos en un sistema de semáforos o fases”, manifestó. “Estamos en una situación delicada y grave por la llegada del invierno”, añadió el presidente.