Iglesias sentencia que ni Casado ni Arrimadas llegarán a la Moncloa: “Son la puerta de entrada a la ultraderecha”

El vicepresidente segundo aplaude “el discurso brillante” del líder del PP pero advierte que “llega tarde” porque “dieron oxígeno al monstruo y les está devorando”

Es la primera vez que Pablo Iglesias sube a la tribuna en una moción de censura como vicepresidente del Gobierno. Tres años separan de la moción que presentó su partido contra Mariano Rajoy con la que ahora lidera Vox contra su Ejecutivo. Ambas tienen similitudes, no triunfó la iniciativa morada ni tampoco triunfará la que preside Santiago Abascal.

El vicepresidente segundo del Gobierno ha aplaudido desde el minuto uno el discurso enarbolado por el presidente del PP, Pablo Casado, contra Vox, pero ha lamentado que “llega tarde”. “Usted es consciente de que esta moción no es contra el Gobierno, sino contra usted (a Casado). Siempre le he tenido un enorme respeto intelectual. Hoy ha hecho un discurso político brillante, de tradición canovista, de la derecha española más inteligente, pero usted es consciente de que este discurso llega tarde”, ha advertido, para después sentenciar el futuro de Pablo Casado y el de Inés Arrimadas. “Ustedes no van a volver al Consejo de Ministros porque son la puerta de entrada a la ultraderecha”, ha asegurado defendiendo que en Europa, los partidos liberales y conservadores “no les van avalar ni a ayudarles” a volver al Gobierno. “Va en contra de los intereses de las potencias europeas”, ha advertido. “Sabe que usted depende del señor Abascal, depende de la ultraderecha y eso en Europa no gusta”. A juicio del vicepresidente la moción corresponde a una “batalla ideológica por la derecha” y “(Abascal) se la está ganando”.

Según el análisis del vicepresidente, es tarde para el Partido Popular por sus gobiernos regionales que dependen del apoyo de Vox. "Ustedes están en un atolladero del que no van a poder salir y el que se han metido ustedes solitos”, ha lamentado. Iglesias ha responsabilizado al PP por dar “oxígeno al monstruo” porque han interiorizado que “tienen que competir con Vox”.

El vicepresidente ha seguido analizando los errores que a su juicio ha cometido el Partido Popular, a parte de su apoyo en Vox. Ha hecho referencia al ex presidente del Gobierno, José María Aznar, al que considera como responsable de la estrategia popular. “Tendría que haber tenido la contundencia de pararle los pies”, ha asegurado. También ha cargado contra el bloque de la derecha por intentar “patrimonializar la monarquía”. En sus palabras, la Casa Real casi les pide que “no me vuelvan a defender”. Como vicepresidente les digo que “respete la monarquía constitucional”, ha dicho para subrayar que él “como republicano no debería”. Ha aconsejado al PP que se aleje de Vox porque en su defensa a la Monarquía “resta años de vida”. “No son monárquicos, son reaccionarios”, ha reprochado.