Podemos admite el despido improcedente del abogado al que Iglesias acusó de acoso sexual

Los abogados de la formación morada así lo han reconocido en el acto de conciliación previo al juicio laboral

Podemos ha reconocido que despidió de forma improcedente al ex coordinador jurídico del partido José Manuel Calvente, al que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, acusó de haber cometido “acoso sexual muy grave” contra la abogada del partido Marta Flor Núñez. La denuncia de esta letrada fue archivada por la juez de Madrid Rosa María Freire, quien apuntó además que Podemos había “instrumentalizado” el caso para despedir a Calvente. Y este jueves los abogados de Podemos han reconocido en el acto de conciliación previo al juicio laboral que se había señalado en el Juzgado de lo Social número 10 de Barcelona, la improcedencia del despido, al mismo tiempo que han aceptado abonar al letrado la indemnización correspondiente, cuyo montante se desconoce.

Calvente había demandado en enero de 2020 a Podemos solicitando la nulidad de su despido por vulneración de derechos fundamentales. También reclamaba una indemnización por vulneración del derecho al honor, por las manifestaciones de dirigentes del partido que le habían acusado de acoso sexual, como fue el caso de Iglesias el 6 de diciembre de 2019.Sin embargo, el acuerdo con Podemos separa la demanda laboral de la petición de Calvente de recibir una indemnización por haber sido vulnerado su derecho al honor. Ahora, si este abogado quiere continuar con las acciones legales anunciadas contra los cargos del partido deberá reclamar por la vía penal o civil. “He aceptado dicha indemnización por la improcedencia del despido y me he reservado el ejercicio de las acciones legales para reclamar la indemnización que me corresponde por la vulneración de mi honor, por las falsas acusaciones que algunos dirigentes de Podemos han vertido sobre mí tras mi despido”, explica Calvente en una nota dirigida a La Razón, en la que muestra su satisfacción por la resolución del conflicto.

El ex coordinador jurídico del partido destaca que Podemos ha reconocido que su despido fue improcedente: “Y que no existían las causas que alegaron para cesarme, es decir, que el acoso sexual contra mi excompañera de trabajo jamás existió”, explica este letrado.Calvente adelanta, además, su intención de formular las reclamaciones civiles y/o penales necesarias para defender su honor, “contra todas aquellas personas, dirigentes de Podemos, que me han acusado falsamente de haber cometido actos de acoso. Además, continuaré colaborando con la Justicia para que se investiguen las presuntas irregularidades cometidas en Podemos, como las que están siendo investigadas por el Juzgado de Instrucción núm. 42 de Madrid y las que puedan ser objeto de futuras investigaciones en otras instancias”, concluye la nota.