Pedro Sánchez augura que la situación es “grave” pero deja la decisión de tomar medidas más restrictivas en manos de las comunidades

El presidente del Gobierno cifra en tres millones el número de contagiados por coronavirus desde el inicio de la pandemia y explica cuatro niveles de alerta

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez reconoce que la situación sanitaria derivada del coronavirus actualmente es “grave” y pide a la sociedad y a la clase política actuar con “determinación y la necesaria e imprescindible unidad”.

En una declaración institucional, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que “la situación actual no es comparable con la vivida en marzo” pero para “evitar llegar a ese punto”: “Queremos evitar el confinamiento”, ha asegurado para después pedir a la ciudadanía limitar la movilidad al máximo posible para frenar los contagios. “Tenemos que intensificar la acción”, ha recalcado. Es por ello, que ha considerado vital “reducir la movilidad” porque, “a mayor movilidad y contacto hay mayor contagio”. Sánchez ha recalcado que “si reducimos la movilidad reducimos la probabilidad de propagar los contagios”.

A pesar de reconocer que la situación actual es “grave”, deja en manos de las comunidades autónomas tomar más medidas restrictivas, como por ejemplo, la declaración del estado de alarma. En su comparecencia no ha realizado ningún anuncio de calado en este sentido. Ha apelado a la unidad social e institucional y ha repetido en varias ocasiones que el objetivo del Gobierno es “evitar el confinamiento domiciliario”, aún así, se ha mostrado partidario de adoptar “las medidas necesarias” pero pensando en “el menor daño económico posible”.

Para evitar llegar a un confinamiento, el presidente ha explicado cuatro niveles de alerta : para estar en riesgo extremo será necesario registrar 250 casos por 100.000 habitantes. En ese caso, las comunidades autónomas serán las que podrán pedir al Gobierno la declaración del estado de alarma. Según ha explicado el presidente, el “reto colectivo" para las próximas semanas es el de alcanzar una incidencia acumulada por debajo de los 25 casos por 100.000 habitantes. “Tenemos mucho camino por recorrer”, ha proclamado.

En la comparecencia, Sánchez ha informado que el número de contagiados por la Covid desde el inicio de la pandemia es de tres millones de personas contagiadas, aunque en el registro oficial se cifre en un millón de personas. Para ello se ha apoyado en estudios de seroprevalencia desarrollados por las instituciones públicas con expertos científicos.

Sánchez ha defendido que España “está lista para adoptar cualquier medida que sea necesaria para frenar a la pandemia", pero ha precisado que se deben tomar todas las medidas necesarias buscando el equilibrio entre la protección de la salud pública y causando el “menor daño económico posible”.

“Debemos adoptar las medidas necesarias causando el menor daño económico posible y las menores restricciones posibles para las libertades personales, y estamos listos para adoptar todas y cada una de las medidas que sean necesarias”, ha recalcado.