Los socios de Sánchez fuerzan que comparezca en el Congreso por el estado de alarma

El Gobierno rectifica y acepta la enmienda de ERC para el control parlamentario cada dos meses al presidente del Gobierno

El portavoz del PNV, Aitor Esteban (i); y el portavoz de Esquerra Republicana (ERC), Gabriel Rufián (c), junto al portavoz de Podemos, Pablo Echenique (d), en el Congreso de los DiputadosEUROPA PRESS/E. Parra. POOL Europa Press

Los movimientos no cesan a menos de 24 horas de que se celebre en el Congreso de los Diputados el debate para la aprobación de la prórroga del estado de alarma. El Gobierno ha dado un primer paso esta mañana, ofreciendo Pedro Sánchez “revisar” dentro de cuatro meses la vigencia de la excepcionalidad para que, si las condiciones epidemiológicas lo permiten, no se dilate hasta los seis meses comprometidos el pasado domingo, sino que finalice el 9 de marzo. No es un gesto baladí y ha sido recibido con optimismo por parte de sus socios de investidura que, aunque apoyan el estado de alarma, piden más garantías.

El principal escollo que ven los partidos de la oposición es la falta de control parlamentario que existiría, en caso de avalar mañana una prórroga en una votación única. Sánchez ya anticipó que sería el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien acudiría cada 15 días al Parlamento para rendir cuentas de la gestión de la pandemia, pero todos los grupos quieren evitar que sea el presidente quien se sustraiga de ese control. Las negociaciones entre Moncloa y las fuerzas parlamentarias son constantes, en este sentido, y se avanzaba que podría haber cesiones en este punto por parte del Gobierno.

Una cesión que se producirá finalmente, pues los partidos que conforman el Gabinete (PSOE y Podemos) han confirmado que apoyarán la enmienda de ERC para que Sánchez rinda cuentas cada dos meses en el Congreso. De este modo, la rectificación del Ejecutivo es total respecto a lo anunciado el pasado domingo: se abre a reducir la duración de la prórroga del estado de alarma de seis a cuatro meses y, en lugar de sortear el control parlamentario, Sánchez comparecerá cada dos meses en el Parlamento.

La presión de los socios al Ejecutivo comenzó por parte de Más País y Compromís, que fueron los primeros en registrar esta mañana una enmienda al decreto de prórroga del estado de alarma para garantizar que Sánchez compareciera al menos una vez al mes ante el Congreso. Una enmienda que contaba con un amplio respaldo por parte del resto de partidos de la oposición que consideraban “peligroso” que esta fiscalización no existiera. “El presidente del Gobierno deberá rendir cuentas ante el Pleno del Congreso de los Diputados al menos una vez al mes, en un debate sin votación de igual formato y duración que el de la petición de prórroga del estado de alarma”, reza la citada enmienda, a la que no se han unido finalmente otros partidos. No obstante, Compromís y Más País ya han adelantado que apoyarán también la enmienda de ERC.

ERC y Ciudadanos, que están de acuerdo con el fondo, han preferido otras formas y negociaban en paralelo con el PSOE para lograr el mismo resultado. Los republicanos han presentado también su propia enmienda, que es la que finalmente se aprobará con el consenso del PSOE y Unidas Podemos, para que Sánchez comparezca cada dos meses y sea Illa quien lo haga con carácter mensual en la Comisión de Sanidad. Para la formación de Rufián deberá ser la Conferencia de Presidentes autonómicos la que decida, previo acuerdo del Consejo Interterritorial de Salud, elevar al Ejecutivo la petición de que se levante el estado de alarma a los cuatro meses. Junts per Catalunya, por su parte, se ha descolgado, porque sí quiere que existan votaciones periódicas en el Congreso.