La Audiencia archiva la investigación sobre el encargo de Corinna a Villarejo

El juez García Castellón concluye, a instancias de Anticorrupción, que ante la falta de indicios “no queda otra opción” que el sobreseimiento de las actuaciones

EUROPA PRESS

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha decidido archivar, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, la “pieza Carol” del “caso Villarejo”, en la que se investigaba por delitos de cohecho y revelación de secretos el supuesto encargo de Corinna Larsen al comisario jubilado José Manuel Villarejo en relación a una ex asistenta personal de la que la ex amiga íntima del rey emérito sospechaba que estaba filtrando datos de su vida privada.

La investigación se cierra sin que haya declarado en relación a los hechos objeto del procedimiento la propia Corinna, cuya comparecencia se suspendió en dos ocasiones el pasado septiembre, lo que llevo al juez a tramitar ante las autoridades judiciales británicas su posible declaración por videoconferencia. En esta causa estaban investigados además de la ex amiga del Don Juan Carlos y el propio Villarejo, su ex socio en el Grupo Cenyt Rafael Redondo y el ex presidente de Telefónica Juan Villalonga.

Los supuestos encargos de Corinna al ex comisario salieron a la luz tras hacerse públicas las conversaciones grabadas por Villarejo, entre ellas las de una reunión mantenida en Londres con la ex amiga íntima de Don Juan Carlos en junio de 2015, a la que también asistió Villalonga, y en la que Corinna aseguró que el Rey emérito tenía cuentas en Suiza y le habría utilizado como testaferro tras el supuesto cobro de comisiones por su intermediación en la adjudicación a empresas españolas de las obras del AVE a la Meca. Ahora, es la Fiscalía del Tribunal Supremo la que investiga la posible existencia de delito.

Villarejo aseguró en su declaración judicial en julio de 2018 que se vio con Corinna para «intentar solucionar los problemas» de Don Juan Carlos con su ex amiga y que lo hizo «por orden del Estado» con la finalidad de «arreglar las cosas».

Se trata de la segunda vez que se archiva la “pieza Carol”, pues en septiembre de 2018 el entonces instructor de la causa, Diego de Egea, ya acordó el sobreseimiento de las actuaciones. En aquella ocasión, el instructor sostuvo que en cuanto al delito de revelación de secretos faltaba la previa denuncia del perjudicado y en relación al cohecho apuntaba que no faltaba el “elemento nuclear del delito”, la aceptación del encargo por parte de Villarejo, que “no se comprometía a realizar” el mismo, limitándose a señalar que facilitaría a Corinna Larsen “un abogado de confianza”, recuerda García Castellón en su resolución.

El magistrado asegura que “no existían elementos suficientes” que permitan sostener la comisión de ambos delitos “en los dos supuestos encargos que constituyen el objeto de la presente investigación, resultando procedente el archivo del procedimiento”. El instructor recuerda que la Policía informó de que no se habían realizado consultas en ficheros policiales relativas a la persona sobre la que supuestamente se realizó el encargo entre el 7 de octubre de 2016 y el 3 de noviembre de 2017. De forma paralela, y sobre la misma persona y periodo de tiempo, únicamente se registró en el fichero policial de los DNI una consulta por parte de una persona ajena al cuerpo, responsable del departamento de Informática Tributaria de Hacienda. “En consecuencia, las consultas realizadas en estos ficheros permiten descartar cualquier acción encaminada a la obtención ilícita de información”, indica el juez.

En cuanto a Redondo y Villalonga, añade, “ni aparecen vinculados con dicho encargo en modo alguno ni en la grabación de las conversaciones en que se habría encomendado dicho encargo ni en una hipotética ejecución”.

El instructor asegura que reabrió la causa “pese a ser consciente de la dificultad que entrañaba” la investigación al entender que los últimos informes policiales “permitían avanzar en el esclarecimiento” de ese supuesto encargo. Posteriormente, recuerda, un oficio policial aclaró la situación laboral de Villarejo en la fecha en que se produjo ese encargo, abril de 2017, cuando ya no formaba parte del cuerpo por estar jubilado desde junio del año anterior, lo que descarta el delito de cohecho. Dado que tampoco se ha constatado que “solicitara colaboración” a policías ni que se efectuaran consultas en la base de datos policiales, la Fiscalia pidió al juez el sobreseimiento el pasado día 20. De ahí que esas consultas, subraya, permitan “descartar cualquier acción encaminada a la obtención ilícita de información” respecto a la ex asistenta de Corinna, Noelia M. G.

Las notas de Villarejo: “Lo de Corin muy bien”

Por otra parte, añade, un oficio policial del pasado 15 de septiembre incluye una serie de extractos procedentes de la agenda de Villarejo que hacen referencia a diversas notas en la que aparece Corinna. En una de esas notas, correspondiente al 26 de octubre de 2016 se puede leer, recuerda el juez, “vernos en París día 8 con Corin. Muy predispuestos a hacer negocios con ella. Estaba muy animado...”. Y en otra del 23 de noviembre de ese mismo año, Villarejo escribe lo siguiente: “Lo de Corin muy bien, pregunto por dato de un tal José Luis... viene a primeros de mes”. Más tarde, el 16 de enero de 2017, escribe: “Corin: contenta mi oferta de temas pendientes. Wonderful thank you- You too!”.

"De las entradas transcritas se podría inferir que se mantuvo el contacto entre el sr. Villarejo y la sra. Corinna Larsen, si bien es cierto que no se ha podido encontrar ninguna entrada que confirme que el día 8 (se desconoce de qué mes) se vieran de nuevo ambos, ni han aparecido más audios o grabaciones que constate que pudo haber nuevas citas y con qué finalidad”.

Por tanto, continúa, el instructor, pese a que esas anotaciones resulten llamativas, “no aportan elementos indiciarios relevantes para poder esclarecer las encomiendas objeto de investigación, no pudiendo configurarse como el soporte sobre el que sostener una nueva línea de investigación”.

En consecuencia, concluye, “no queda otra opción más que el archivo de la causa, una vez que esta se ha solicitado por el Ministerio Fiscal”, al no “resultar posible seguir adelante con la investigación de un posible delito cometido en el extranjero sin salvar el requisito de procedibilidad que supone la querella del Ministerio Fiscal, quien ha puesto de manifiesto de forma clara y contundente su intención de cerrar la investigación al no apreciar la existencia de indicios de criminalidad de un delito”.

En este momento, apunta, los indicios existentes no permiten razonablemente sostener la imputación y, por tanto, la falta de elementos indiciarios, resultan suficientes para archivar provisionalmente la pieza, como ya se hizo en 2018. “En cualquier caso -advierte el magistrado-, se trata de un archivo provisional y no podría descartare que, de aparecer nuevos indicios, se procediera a una nueva reapertura”.

Tras recibir cuatro informes policiales y la solicitud de cooperación judicial de la Fiscalía de Ginebra (Suiza), García Castellón acordó el pasado julio reabrir la causa para esclarecer «la posible existencia de un encargo» de Corinna Larsen a Villarejo para «la obtención en España de unos datos correspondientes a una persona de nacionalidad española», la ex asistenta personal de la consultora danesa.

El instructor pretendía averiguar «si se abonó cantidad» alguna o hubo «ofrecimiento o promesa de compensación», por lo que pidió a la Policía que determinase la fecha de las grabaciones de los audios hallados en los registros de los domicilios de Villarejo y Redondo, que identificase a la asistenta de Corinna Larsen y que determinase asimismo si fue objeto «de algún tipo de intromisión ilegítima» (dado que la ex amiga del Rey le habría facilitado su número de teléfono y sus datos y Villarejo se habría comprometido a «chequear» sus llamadas y mensajes).