Querella contra el párroco de Lemona por “justificar” el terrorismo de ETA

Dignidad y Justicia califica de “nauseabundas” sus declaraciones en el documental “Bajo el silencio” sobre un atentado y equiparando a las víctimas con los presos de la banda terrorista

El párroco de Lemona durante sus declaraciones en el documental de Iñaki Arteta "Bajo el silencio"
El párroco de Lemona durante sus declaraciones en el documental de Iñaki Arteta "Bajo el silencio"Iñaki Arteta

Dignidad y Justicia (DyJ) se ha querellado en la Audiencia Nacional contra el párroco de Lemona (Vizcaya) por un delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas por sus declaraciones en el documental “Bajo el silencio”, que califica de “nauseabundas y gravísimas”. En un comunicado, la Junta Directiva de la asociación que preside Daniel Portero asegura que en su intervención de ocho minutos en el citado documental dirigido por Iñaki Arteta “justifica el terrorismo de ETA y humilla a sus víctimas”.

En el documental que pretende denunciar el intento de la izquierda abertzale de blanquear a ETA, el párroco de la localidad vizcaína asegura en relación a un atentado que tuvo lugar en el municipio en 1981 que “por una parte te alegras de que, bueno, su merecido se lleva, y, por otra parte estás diciendo, pero no está bien”.

DyJ insta asimismo a la Conferencia Episcopal a que “suspenda de manera inmediata a este párroco de todas sus funciones relacionadas con la Iglesia Católica, ya que los valores religiosos no son compatibles con el terrorismo”, al tiempo que pide a la institución que “desautorice a dicho párroco y se desmarque de tales afirmaciones”.

En la querella -a la que ha tenido acceso LA RAZÓN-, se recuerda que en el documental “se trata la batalla del relato de la organización terrorista ETA, y como se ha impuesto, en la sociedad vasca, el silencio, que busca por un lado, blanquear a ETA a través de su partido político y, por otro la conveniencia, porque ellos no adoptaron una actitud beligerante contra el terrorismo”. Y DyJ recuerda que el párroco manifiesta en el mismo que en el municipio “se aplaudía el que se pudiera matar a un guardia civil porque comulgabas con ello, admitiendo que hay unas circunstancias de opresión, se viera pues, un pueblo pues al que no le permiten desarrollarse su cultura o no se permite que este pueblo se manifieste, pues en todos sus…., el estar tratando de librarse de esa opresión o el luchar contra la opresión sería justo”.

“Hemos vivido situaciones en las que, si te pones en un bando, por llamarlo de alguna forma, no, “merecido lo tenías” tenías que oír, aunque al mismo tiempo se decía, “joer pero nadie merece que una muerte así, que se le mate así”, entonces no sabes a qué atenerte, por una parte te alegras de que, bueno, su merecido se lleva, y, por otra parte estás diciendo, pero no está bien”.

El religioso cuestiona en otro momento de la entrevista el terrorismo de ETA: “Que un pueblo oprimido, al que quieren conquistar, pues responda, pues con violencia, no sé hasta qué punto es terrorismo”. “Una cosa es que estuviera mal y otra cosa es que pudieras admitir que no hubo otra forma de hacer”, añade según reproduce la asociación en su denuncia. Y sobre las víctimas de la banda terrorista: “Hablamos de víctimas y solamente hablamos de víctimas cuando estamos hablando de víctimas de ETA, diríamos, ¿no? Y no hablamos de víctimas cuando estamos hablando de los presos, por ejemplo, que son víctimas de una política carcelaria”.

“Es claro que con dicha alocución -denuncia DyJ- la única intención del querellado, era la de justificar los crímenes cometidos por la organización terrorista ETA, utilizando la violencia como única forma de combatir la opresión, según el mismo, que sobre el pueblo vasco ha ejercicio y ejerce el pueblo español” y equiparar a las víctimas de ETA con los etarras en prisión “trivializando y ninguneando a dichas víctimas”. “Con dichas palabras se está menospreciando y por tanto humillando a todo el colectivo de las víctimas del terrorismo”, concluye.

Dignidad y Justicia pide finalmente a la Audiencia Nacional que cite a declarar como investigado al párroco de Lemona.