¿Por qué el obispo de Bilbao mantiene en su puesto al párroco de Lemona?

La diócesis se desmarca de la justificación del terrorismo por la que ha sido denunciado pero aún no ha anunciado medidas disciplinarias y el presbítero sigue al frente de la parroquia

El párroco de Lemona durante sus declaraciones en el documental de Iñaki Arteta "Bajo el silencio"
El párroco de Lemona durante sus declaraciones en el documental de Iñaki Arteta "Bajo el silencio"Iñaki Arteta

Las declaraciones del párroco de la localidad vizcaína de Lemona en el documental de Iñaki Arteta “Bajo el silencio” han vuelto a poner de manifiesto la labor encubridora y el blanqueamiento moral que la Iglesia en el País Vasco ha realizado durante décadas en relación al terrorismo etarra. Además de las innumerables menciones a lo largo de miles de sumarios judiciales de atentados al soporte práctico que muchas parroquias en esta región otorgaron a los terroristas está la justificación moral de los asesinatos que desde los púlpitos se realizó desde el principio y que, como las declaraciones del párroco de Lemona demuestran, no son cosa del pasado.

La diócesis de Bilbao ha publicado hoy mismo una nota en la que se desmarcan de las declaraciones del sacerdote pero en la que no se comunica su destitución como párroco de Lemona. “Lamentamos profundamente y pedimos perdón por el dolor que estas declaraciones pueden ocasionar en quienes sufrieron la violencia terrorista, que atenta contra la dignidad de la persona, embrutece a la sociedad y siempre constituye un mal y una injusticia que nunca puede ser justificada” se afirma en la nota firmada por Mario Iceta Gabicagogeascoa, administrador apostólico de Bilbao y futuro obispo de Burgos. En la misma comunicación se recuerda que “Los obispos de las diócesis del País Vasco hemos condenado sin matices toda forma de terrorismo y violencia. Así mismo, hemos expresado en numerosas ocasiones que ninguna lectura histórica de lo sucedido en décadas precedentes justifica ni puede pretender explicar los asesinatos de ETA; la decisión de matar es responsabilidad de quienes recurrieron injustamente a la violencia”.

Sin embargo, todo parece indicar que las declaraciones del sacerdote no se van a traducir en su salida de la parroquia de la localidad vizcaína ya que se deja en aire cuál será la reacción de la diócesis: “Estamos abordando esta cuestión con dicho presbítero, cuyas declaraciones tal y como aparecen en el visionado del documental son inaceptables. Debe hacer frente a su responsabilidad y a las consecuencias que de ella se derivan”.