El no retorno de Don Juan Carlos: se cumplen tres meses de su salida de España

El regreso del padre de Felipe VI sigue en el aire. Zarzuela teme que el archivo de su causa centre el debate para reformar la inviolabilidad del Jefe de Estado en la Constitución

El próximo día 3 de noviembre se cumplen tres meses de la salida de don Juan Carlos de España.Jon NazcaREUTERS

Si el fiscal encargado de la la investigación a Juan Carlos I archiva finalmente el procedimiento abierto por el presunto cobro de comisiones y blanqueo de capitales en relación a la adjudicación de las obras del AVE Medina - Meca la estancia del principal artífice de la Transición en Abu Dahbi podría estar más cerca de su final.

Es previsible que, de confirmarse la decisión de la Fiscalía, todos los partidos a la izquierda del PSOE y los independentistas aprovechen la ocasión para redoblar los ataques a la Corona aprovechando que la razón del carpetazo, como quedará puesto de manifiesto en la argumentación del fiscal Juan Ignacio Campos, no es la ausencia de indicios de delito sino la inviolabilidad de la que gozan todos los actos del Rey hasta el momento de su abdicación en junio de 2014.

Puede darse por descontado que desde ese momento los portavoces de la izquierda radical y del secesionismo, y sus terminales mediáticas, suban el volumen a sus llamadas a la necesidad de encarar un debate para reformar la Constitución para erosionar las prerrogativas que actualmente goza la Jefatura del Estado, nada inhabituales, por otra parte, en el Derecho comparado de países de nuestro entorno. ¿Será este, por tanto, el clima en el que un retorno de Don Juan Carlos resultará más propicio?

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha dejado claro este mismo viernes que una reforma de la Constitución para modificar la inviolabilidad del Rey Juan Carlos I «no está en la cartera» de su departamento y tampoco en la del Gobierno.

En una entrevista en Onda Cero, Campo descartó referirse a la situación actual de Don Juan Carlos. «Saben y me han oído que nunca hago pronunciamientos sobre temas judiciales vivos», dijo antes de asegurar que «todo lo que sea clarificar la situación» del Monarca le «parece bueno». Sin embargo estas declaraciones difícilmente pueden tranquilizar en Zarzuela toda vez que contrastan con otras, pronunciadas por el presidente Sánchez no hace mucho: «Evidentemente, la Constitución española tiene que evolucionar conforme a las exigencias de ejemplaridad y conducta política de las sociedades», defendió el líder socialista

Así las cosas, este martes se cumplen ya tres meses desde que Don Juan Carlos abandonó nuestro país tras comunicar a Felipe VI su decisión de trasladar su residencia fuera de España en una nota que Zarzuela hizo pública inmediatamente. Con una misiva de apenas un puñado de líneas, Juan Carlos I llevó a cabo lo que él mismo calificó de un último acto de servicio a España y a la Corona, una «meditada decisión» que le llevó a la dolorosa tesitura de vivir fuera de nuestro país debido a lo que él mismo definió como la repercusión pública de «ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada».

Dos semanas después de aquel 3 de agosto, la Casa de S. M. el Rey confirmó que Don Juan Carlos se encontraba en Abu Dahbi.

El anuncio se hizo cuando terminó la estancia de los Reyes en Baleares y antes de que estuvieran de vuelta en Madrid. Aunque un auténtico muro de silencio rodea la vida de Don Juan Carlos en este enclave del Golfo Pérsico se asume que está disfrutando de la hospitalidad de Jalifa bin Zayed bin Sultan Al Nahayan, actual presidente de Emiratos, persona a la que conoce incluso desde antes de que accediera al poder en 2004 tras la muerte de su padre, también amigo personal del anterior Monarca.

Aunque las conjeturas sobre el papel de Felipe VI en la salida de Don Juan Carlos son legión, lo cierto es que el comunicado del 3 de agosto evidenció que se trató en todo momento de una decisión consensuada entre padre e hijo.

En aquel momento Don Felipe le transmitió a su padre «su sentido respeto» y su «agradecimiento ante su decisión» y a renglón seguido Don Felipe aprovechó la ocasión para «remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia» y al mismo tiempo quiso «reafirmar los principios y valores sobre los que esta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico».

Recientemente se especuló con la posibilidad de que Don Juan Carlos regresará a España, concretamente a Galicia, donde estaba prevista la participación del Bribón 500 en una regata en Sanxenxo.

Esta hipótesis estaba apoyada por el hecho de que el Rey, antes de partir rumbo a Emiratos, aseguró que volvería en otoño precisamente desde Sanxenxo (Pontevedra), donde tuvo lugar la regata en la que, finalmente, no estuvo presente Don Juan Carlos.