Las víctimas tildan de “vergüenza” que el “Ministerio del terror” solo tenga “humanidad con los terroristas”

Ven “insultante”, una “humillación” y un “escándalo” que el hijo de la etarra “Anboto” se salte el confinamientos para visitar a su madre en prisión cuando a ellas no se les ha permitido ir a los cementerios a visitar a sus familiares asesinados por ETA

La histórica dirigente etarra Soledad Iparraguire, "Anboto", durante el juicioLuca PiergiovanniEFE

El hecho de que la ex jefa de ETA María Soledad Iparraguirre, «Anboto», recibiera el sábado en la cárcel de Brieva (Ávila) la visita de su hijo, Peru Albisu, procedente del País Vasco y saltándose así el estado de alarma que obliga a la restricción de movilidad entre comunidades, ha indignado a las víctimas. «Insultante», «humillación» y «escándalo» son algunos de los calificativos que emplean para criticar los «privilegios» que se les estaría dando a los terroristas.

El presidente de la Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT) y consejero de la AVT, Miguel Folguera asegura que es una “vergüenza que solo se tenga humanidad con los terroristas”. Destaca que a los miembros de la banda terrorista se les permite saltarse el estado de alarma estando confinados y, sin embargo; las víctimas “no pueden ir a los cementerios a llevar flores a los suyos”. Además, recuerda que los etarras “decidieron ser terroristas, nosotros no decidimos ser víctimas del terrorismo”. Por ello afirma que “es una humillación más de este gobierno” y reclama “justicia, justicia”.

Desde la Asociación Navarra de Víctimas, Paz Prieto considera que se trata de una “vergüenza y escándalo” el hecho de que, a estas alturas, se permita “expresamente o por omisión", que el hijo de una etarra vaya a visitarla como si las leyes o disposiciones especiales penitenciarias no fueran con ellos como rigen para el resto de reclusos y ciudadanos españoles. “Que no respetan las leyes ya lo sabemos porque no respetan la vida humana; así que como para respetar algo más”, subraya. Sin embargo, Prieto lamenta que las autoridades, empezando por el Ministerio del Interior y el de Justicia “no hagan su trabajo como es su obligación” y eso “hace a las víctimas sentirnos más abandonadas y humilladas que nunca”.

El “Ministerio del terror”

Resulta insultante que yo no haya podido viajar ni a Málaga, ni Granada para visitar a mi padre enterrador hace 20 años por respetar las normas de confinamiento perimetral por la COVID-19”, subraya el presidente de Dignidad y Justicia, Daniel Portero. Critica que, sin embargo, “los hijos de los asesinos de ETA sí tienen certificado del Ministro Grande Marlaska para ver a los asesinos de mi padre y de tantísimas víctimas del terrorismo”. Portero subraya que " éste es el Ministerio del Terror, que no de Interior". “Un ministerio de terroristas y no de víctimas de esos asesinos”. Asimismo, el presidente de Dignidad y Justicia asegura que “seguiremos luchando contra esta impunidad y favoritismo que este Gobierno sociata-comunista tiene con ETA”.

El presidente de ACVOT, José Vargas asegura que “es más de lo mismo”. Subraya que los etarras “pueden saltarse todas las normas” porque tienen el “derecho de per nada”. Vargas critica el hecho de que a víctimas de Hipercor que reclamaron en la Audiencia Nacional el cobro de intereses de la indemnización, tras fallar el tribunal en contra de ellas, les reclamen por parte del ministerio de Justicia 500 euros para pagar “los honorarios de los funcionarios públicos”. Cree que, este hecho “insólito es como si las víctimas les pagaran esos traslados” a los familiares de los presos.