Los proetarras se quejan de que las autoridades eviten la muerte de un preso en huelga de hambre

Iñaki Bilbao ha sido de nuevo hospitalizado, esta vez con problemas de respiración

Fotografía de archivo del etarra Iñaki Bilbao

Lo de la huelga de hambre, y de sed ahora, del asesino etarra Ignacio Bilbao, “Txikito”, se ha convertido en un episodio en el que unos, las autoridades penitenciarias y judiciales, procuran evitar males mayores a este individuo y sus compinches se quejan, como si lo que desearan fuera su muerte.

El Movimiento Pro Amnistia y Contra la Represión (ATA) ha comunicado esta tarde que el terrorista ha sido hospitalizado de nuevo porque tiene “graves problemas de respiración”". En ese momento han considerado las autoridades de nuestros enemigos nacionales y de clase, que era el momento de llevarle al hospital siguiendo la orden del juez: hagan lo que sea necesario para mantenerlo con vida", aseguran.

Dicen que los que hablaron con él el pasado sábado “ya le vieron extremadamente delgado y débil, aunque con el ánimo y las ideas claras, en la llamada telefónica de ayer el debilitamiento se sentía a través de la línea. Hoy ha sido hospitalizado. Tenemos certeza de ello pues lo ha comunicado Dani Pastor (otro de los presos de la banda) por el que hemos podido tener noticias de Txikito cuando éste estaba en huelga de hambre y comunicaciones.

Según ATA. “constatamos que hoy Txikito hace 7 días en huelga de hambre y de sed, pero también que lleva acumulados otros 50 en huelga de hambre, además de la infinidad de huelgas de hambre y sed, aislamiento y palizas que ha tenido que padecer durante años”.

La legislación penitenciaria y la jurisprudencia existente determinan que no se puede dejar morir de hambre a un recluso, por más que esa sea su voluntad, ya que, al estar en la cárcel, es una persona qwue se encuentra bajo la responsabilidad del Estado.