Hacinados y sin distancia de seguridad ni mascarillas: así están los inmigrantes en el muelle canario de Arguineguín

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, asegura a LA RAZÓN que la situación “está descontrolada”

La situación en el puerto de Arguineguín, en las Palmas de Gran Canaria, es insostenible. Sin solución inmediata para más de dos mil inmigrantes que permanecen en el muelle, hacinados, soportando las altas temperaturas y sin guardar la distancia de seguridad, clave para evitar la propagación del virus.

El campamento solo tiene capacidad para 500 y ya no hay sitio en ninguno de los centros habilitados en todo en todo el archipiélago. Las autoridades locales, en declaraciones a LA RAZÓN, señala que “la situación está descontrolada" y denuncian “el abandono del gobierno central”.

Aseguran que tanto los inmigrantes con positivo en Covid como los negativos están en estrecho contacto -solo les separan unos metros- y que reubicar a los inmigrantes es una misión posible porque no ha instalaciones adecuadas para ello. A día de hoy, un total de 2.049 inmigrantes han pernoctado en el “muelle de la vergüenza", ubicado en el municipio de Mogán (Gran Canaria).

Ante estas cifras, desde el Ayuntamiento de Mogán se ha solicitado al Ministerio de Defensa la instalación urgente de un campamento en los terrenos que tiene en la zona de La Isleta, en Las Palmas de Gran Canaria, como indican se hizo en el año 2006 .

En lo que va de año 2020 a Canarias han llegado un total de 526 embarcaciones irregulares con 15.404 personas.