¿Podría reeditarse la coalición?

Un año después de que se hayan celebrado las elecciones, el Gobierno de coalición podría no ser una realidad

El candidato a la investidura, Pedro Sánchez (d), y el líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), estrechan sus manos tras el acto de firma del acuerdo programático con las principales medidas que tomará el futuro Gobierno de coaliciónJuanJo MartínEFE

La perdida de fuerza electoral de los dos partidos que cohabitan en Moncloa, entre 12 y 14 escaños -según la encuesta de NC REPORT para LA RAZÓN haría inviable que, aún repitiéndose la mayoría de la investidura Sánchez saliese investido como presidente del Gobierno.

¿Podría reeditarse el gobierno de coalición?

Un año después de que se hayan celebrado las elecciones, el Gobierno de coalición podría no ser una realidad. La perdida de fuerza electoral de los dos partidos que cohabitan en Moncloa, entre 12 y 14 escaños, haría inviable que, aún repitiéndose la mayoría de la investidura, Sánchez saliese investido como presidente del Gobierno. Según la encuesta, la coalición solo sumaría entre 141 y 142 votos. De reeditarse los mismos apoyos, contaría tan solo con 152 «síes» frente a los 167 votos favorables que obtuvo en la investidura de enero. En el bloque del «no» se situarían 176 escaños seguros –de repetirse los mismos sentidos de voto–, los de PP, Vox, Cs, JxCAT, CUP, Navarra Suma, PRC y Coalición Canaria. Con las abstenciones de ERC y Bildu no bastaría.

¿Podría haber un adelanto electoral?

Los números dan. El bloque de la derecha suma ya más que el de la izquierda. Una horquilla de 162-165 votos para PP, Vox y Cs, frente a los 141-143 de PSOE y Unidas Podemos. Para ello, el Gobierno debería votar el botón rojo de la disolución de las cortes, una vez comprobada que la moción de censura de Abascal no obtuvo el respaldo necesario.

¿Les afecta la bajada de la participación?

La bajada de la participación y la subida de la abstención perjudica al bloque de la izquierda. De celebrarse elecciones, la participación bajaría 3, 1 puntos –lo que sube la abstención-. Son los electores de PSOE y Podemos los que más se decantarían por no depositar su papeleta a sus partidos. Hasta el 7,5% de los electores socialistas y el 8,2 de los morados se quedarían en casa. Este suele beneficiar al bloque de la derecha.