Guardias civiles denuncian los ataques a su neutralidad por actuaciones en Cataluña

La APROGC recuerda que los agentes trabajan a las órdenes de los jueces y cumplen sus mandatos

Agentes de la Guardia Civil custodian la sede de la empresa Events en Igualada (Barcelona) en el marco de una investigación judicial por presunto desvío de fondos para financiar los gastos del expresidente en Waterloo, en la que han sido arrestadas personas de la máxima confianza de su círculo, como el exconseller de ERC Xavier Vendrell, el exalto cargo de CDC David Madí, y el editor Josep Lluís Alay.Quique GarcíaEFE

“Cloacas verdes”. “Son como la Stasi”. La Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc) ha reaccionado a las críticas e insultos que están recibiendo agentes del Cuerpo por sus actuaciones en Cataluña, realizadas todas ellas por mandato judicial y bajo el principio de neutralidad.

“En los últimos días arrecian estos ataques; critican nuestra actuación en los hechos ocurridos en Cataluña. Critican las investigaciones, la actuación policial y la instrucción de las diligencias policiales. Critican la intervención en sesiones judiciales maratonianas, donde actuamos como testigos. Critican que se comente una decisión judicial de unos hechos conocidos, y en algunos casos sufridos, en todos sus detalles, desde el principio y durante todo su desarrollo. Y quienes nos critican, ¿tienen formación suficiente para evaluar la actuación de unos profesionales extraordinariamente preparados y cualificados a lo largo de muchos años y para valorar unas diligencias tan complejas? Hay quien se cree que por tener un altavoz puede hablar de cualquier cosa. Los que conocemos los detalles, conocemos la dificultad y la excelencia de toda su actuación. Los guardias civiles, en cualquier actuación relacionada con la justicia, ponen a disposición de la autoridad judicial todos los indicios descubiertos y ahí termina su intervención”, afirma dicha asociación en una nota. Y subrayan que “la resolución es la que los jueces, y tribunales consideren según su conocimiento de los hechos, de la Ley y tras escuchar a las partes en legítima contradicción”.

“Nos acusan de prácticas similares a otros cuerpos policiales de países bajo dictaduras estalinistas, de nefasto recuerdo para la humanidad afortunadamente superadas. Esta acusación merecería que desde la Dirección General de la Guardia Civil se promovieran las actuaciones judiciales correspondientes. Y no solo es un ataque contra la institución, sino que se han centrado en el acoso de manera particular contra algunos guardias civiles que, a pesar de aparecer en las diligencias con su número de identificación profesional, se han hecho público en algunos medios de comunicación sus nombres y apellidos, con el consiguiente perjuicio personal que pueden generar y con absoluto desprecio de la protección de datos de carácter persona”, agregan.

Finalmente, agradecen a la directora general de la Benemérita que, en su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados, realizara una firme y decidida de los agentes, al afirmar que la Benemérita, cuando trabaja para la Justicia, lo hace bajo la premisa de la neutralidad y al servicio del Poder Judicial.