Sánchez salva el primer trámite: pacta los Presupuestos con Cs, Bildu e independentistas

Una amplia mayoría, de 198 diputados, se ha alineado con el Ejecutivo para tumbar la devolución de las cuentas

El Gobierno ha dado hoy un paso más, un paso decisivo, en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado. Una amplia mayoría de partidos de la Cámara (198 diputados) se han alineado con el Ejecutivo de coalición para tumbar las enmiendas a la totalidad que habían presentado siete formaciones, entre ellas PP y Vox (150 diputados). La foto de apoyo a Pedro Sánchez es un espejismo, pues no todos los votos que se ha granjeado hoy serán los que consiga materializar en la última votación para aprobarlos. A partir de hoy, con el escenario despejado, comienza la verdadera negociación para lograr una mayoría suficiente que permita alumbrar las primeras cuentas públicas del PSOE en el poder y que se conciben en Moncloa como un salvoconducto para sobrevivir hasta que se agote la legislatura en 2023.

El debate que se ha celebrado durante dos jornadas en el Congreso de los Diputados ha estado marcado, sin embargo, por quiénes serán las formaciones que les acaben apoyando finalmente las cuentas. El apoyo que EH Bildu explicitó a través de Arnaldo Otegi ha marcado el debate y ha colocado a Ciudadanos en una posición complicada. Desde Unidas Podemos y la formación abertzale han presionado para sacar a Inés Arrimadas de la ecuación, que, sin embargo, ha mantenido la “mano tendida” al Ejecutivo. Por su parte, desde el Gobierno, que ayer colocó el anuncio de la bajada del IVA de las mascarillas, se ha apelado a lograr unos “Presupuestos de unidad y consenso” en los que estén representadas “la mayoría de las fuerzas políticas” sin tener que “asistir a vetos cruzados” y logrando “conciliar los intereses” de los partidos con los de la ciudadanía. No obstante, la ministra de Hacienda ha reconocido que desde el Gobierno se está “apostando de una forma importante por consolidar el bloque que hizo posible la investidura de Sánchez”.

Enmiendas de PP y Vox y negociación de Cs

El líder del PP, Pablo Casado defendido la enmienda a la totalidad del PP y criticó los del Gobierno que dijo se tratan de “Presupuestos suicidas” para la recuperación y advirtió de que será la tercera vez que el PSOE dejará una “monumental crisis económica” en España. Aseguró que las cuentas llevan el “sello de Bildu y de ERC”, exigió al Gobierno que explique qué ha negociado con ambas formaciones.

Vox presentó su propia enmienda y consideró que las cuentas públicas que presenta el Ejecutivo llevan al país a “la ruina” y a los españoles a “la miseria”. El portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, fue el encargado de defender la enmienda a la totalidad de su partido al tiempo que calificó los PGE de “auténtico disparate”, “propaganda”, “irreales, irresponsables y electoralistas”.

Por su parte, Ciudadanos volvió a tender la mano al Gobierno “hasta el final” para que no tenga la excusa de que no tuvo otra alternativa. Arrimadas exigió al Gobierno más “líneas naranjas” para apoyar los PGE y no ceder a chantajes. Aseguró que “les llega la hora de la verdad”, que no piensa con quién va a votar y aunque no son unos Presupuestos que nos gusten, “prefiero participar que cerrarme en banda”.

ERC y Podemos reiteran su veto a Ciudadanos

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, desde la Tribuna se ha erigido como adalid de la verdad y ha calificado como buena noticia la tramitación de unas cuentas que “certifican la derrota de la ideología liberal”. Por su parte, el líder de ERC, Gabriel Rufián, en la misma línea, ha insistido en que ellos o Ciudadanos, dejando claro que el Gobierno de Pedro Sánchez tendrá que elegir entre ellos o Ciudadanos.

En este sentido, Pablo Echenique, ha insistido en que las Cuentas suponen un “giro histórico” en las políticas económicas del país y ha arremetido contra la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, de volver “rápido” a la “foto de Colón” porque “no pueden escapar de Vox”. En un discurso en el que ha mencionado a Trump, a la vacuna contra la covid y el neoliberalismo, Echenique ha asegurado que a Arrimadas le ha entrado “miedo” a colocarse “demasiado cerca del socioalcomunismo” y por ello ha decidido dar el “enésimo giro de timón”, al pasar de mostrarse dispuesta a negociar su respaldo a buscar ahora una “línea roja imposible” como “excusa” para no apoyar los Presupuestos.

Por su parte, ERC ha insistidoen que no querer a la derecha no es vetar, sino es autoprotección”, en referencia a las palabras de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que ha insistido en que “no es momento de vetos cruzados”. Ha advertido de que “Ciudadanos es incompatible con la izquierda. Decir que se puede pactar con Cs y ERC es mentir”, ha subrayado. Además, ha destacado que el “sí” de Arrimadas es más fácil para el gobierno porque no exigen nada frente a ellos que sí ponen precio al “si”. “ERC hoy con su no a las enmiendas a la totalidad presentadas dará aire, oportunidad y tiempo a la negociación”, ha concluido.