Sánchez rehúye el pacto con Bildu en el Senado, mientras el PP le acusa de “no tener escrúpulos”

Maroto recrimina al presidente que haya “pagado un precio político inédito a Bildu" porque les ha permitido “blanquearse a una velocidad infinita”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en el Senado tras intervenir en la sesión de control.Luis DiazLa Razón

El apoyo de EH Bildu a los Presupuestos Generales del Estado ha monopolizado el debate político y hará lo propio en las sesiones de control al Gobierno que se celebran hoy en el Senado y mañana en el Congreso de los Diputados. El presidente del Gobierno se ha enfrentado esta tarde a la primera embestida de la oposición sobre esta cuestión y su respuesta ha sido el silencio más absoluto. El jefe del Ejecutivo ha rehuido el debate sin responder a ninguno de los ataques que le ha dedicado el portavoz del PP en la Cámara Alta, Javier Maroto. Sánchez se ha limitado a versar las bondades de su proyecto presupuestario, “beneficioso e indispensable”, que el Gobierno quiere tener aprobado antes de final de año. “Salimos de una etapa de bloqueo hacia una fase de estabilidad para abordar la emergencia sanitaria y la modernización de nuestra economía”, ha señalado.

El presidente del Gobierno se ha limitado a a afear al principal partido de la oposición su soledad. “Se han quedado en minoría con la ultraderecha. Han perdido cinco elecciones, están en minoría y lo estarán en los próximos años”, ha espetado a Maroto, preguntándose “¿dónde ha estado la derecha en esta crisis sanitaria?". El jefe del Ejecutivo ha lamentado que el PP haya “utilizado la pandemia para intentar derribar al Gobierno. No han arrimado el hombro, han politizado la pandemia y los ciudadanos han tomado nota de su irresponsabilidad”, ha asegurado. Sin embargo, el presidente ha hecho un vaticinio en la línea de lo ocurrido en EE UU, asegurando que la “derrota estrepitosa” de Trump va a tener su reflejo en los populares: “Ni van a derribar a este Gobierno, ni ustedes ni la ultraderecha van a bloquear unos Presupuestos que son beneficiosos e indispensables para este país”.

Por su parte, el portavoz popular en el Senado se ha mostrado muy duro con Sánchez. Maroto le ha acusado de “pagar un precio político inédito a Bildu en los Presupuestos” a cambio de un “apoyo innecesario”. “Lo que ha hecho usted no tiene precedentes en la historia de España”, ha abundado, para asegurar que “es la primera vez que un presidente del Gobierno hace política de Estado con un partido al que le salen sarpullidos cuando tienen que condenar la violencia”. Para el PP, la maniobra del Ejecutivo de granjearse el apoyo de los abertzales en las cuentas ha supuesto un mecanismo para “blanquearles a una velocidad infinita, sacando rédito político de una votación que ha servido para integrar a Bildu en la dirección de Estado", en alusión a las palabras de Pablo Iglesias.

Maroto ha tomado prestadas algunas de las críticas de los dirigentes socialistas a este apoyo y ha acusado a Sánchez de “no tener escrúpulos” y de aliarse con un partido que “representa lo peor de la política española”. Una apreciación que el portavoz popular ha señalado que Sánchez no puede repetir porque “solo insinuarlo, le haría perder el colchón de La Moncloa”. Fuera del apoyo de los abertzales, Maroto ha exigido al Gobierno que rebaje todavía más el IVA de las mascarillas, del súper reducido del 4% al 0%, para que sean “un elemento protector y no un bozal recaudatorio para hacer caja”. Se estima que el Gobierno ha recaudado 1.700 millones de euros en IVA con las mascarillas.