El ex administrador de Neurona se desmarca de los pagos que comprometen a Podemos

Elías Castejón entrega al juez documentos para convencerle de que no tenía “capacidad de decisión” y que actuaba “en calidad de profesional de la gestión empresarial”

El que fuera administrador hasta el 15 de enero de 2020 de Neurona Comunidad, la consultora investigada por la supuesta financiación irregular de Podemos, se desmarca de la gestión de la consultora contratada por la formación de Pablo Iglesias para las elecciones generales de abril de 2019.

Elías Castejón, que declaró el pasado viernes en calidad de investigado ante el instructor de la causa, el magistrado Juan José Escalonilla, ha remitido al titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid documentación contable de Neurona correspondiente a este ejercicio (hasta noviembre) y al pasado con el objetivo de intentar acreditar “la prestación de los servicios profesionales” que el instructor sospecha simulados.

La defensa de Castejón aporta igualmente las “órdenes de pago” que la socia de Neurona, Andrea Edlin López Hernández, le trasladó para que abonara alrededor de 270.000 euros a Creative Advice Interactive Group, la supuesta “empresa fantasma” que habría utilizado la consultora para desviar esos fondos electorales.

“Falta de capacidad de decisión”

Algo que, según el abogado del ex administrador de Neurona Comunidad, “acredita la falta de capacidad de decisión empresarial” de su representado, que actuaba “en su calidad de profesional de la gestión empresarial”. En ese documento, López Hernández le encarga que “haga las transferencias de pago respectivas respecto de las cuatro facturas que nos ha hecho llegar la empresa”, Creative Advice, “por los montos que se detallan”.

Se trata de ocho abonos de 6,4 millones de pesos mexicanos, alrededor de 270.000 euros, que el juez cree que no se destinaron a gastos de campaña y que pudieron no corresponderse con servicio alguno.

El abogado de Castejón entregó también una copia de un correo electrónico, que recibió el 23 de julio de 2020 de los socios de Creative Advice, en el que se incluyen el documento denominado “Campañas” que, según explica, “contiene la justificación de los servicios contratados y prestados hasta esa fecha”. Asimismo, proporcionó a Escalonilla la contabilidad de los años 2019 y 2020 de Neurona Comunidad, con la que, según su versión, se acreditaría que Castejón sí habría prestado los servicios profesionales por los que percibió una retribución de la empresa contratada por Podemos.

México y Brasil

En esta contabilidad se incluyen, entre otros, gastos de comidas en restaurantes y estancias en hoteles en México, pero también transferencias para viajes en Uber en Brasil y el pago de una asesoría.

La ex abogada de Podemos Mónica Carmona -despedida junto al también ex letrado de la formación José Manuel Calvente cuando investigaban supuestas irregularidades en la financiación de la formación morada- aseguró al juez en su declaración como testigo que ambos se dieron cuenta de que Neurona había sido “constituida con posterioridad a la formalización del contrato” firmado con Podemos y les llamó la atención “que el administrador aparecía en los “papeles de Panamá”. Esos socios eran los mismos de Neurona Consulting, una empresa mexicana que está investigada en Bolivia por corrupción y a la que está vinculada Juan Carlos Monedero, tal y como indica la empresa sudamericana.

La letrada -ex responsable de Cumplimiento Normativo- trasladó al instructor que Izquierda Unida “estaba inquieta y reticente” con respecto a esos contratos, porque según le comentaron “Podemos estaba utilizando el CIF sin el conocimiento del administrador de Izquierda Unida”. “¿Aquí qué está pasando con estos contratos?”, le preguntaron sorprendidos según su versión.

Denuncia de Calvente

Por su parte, Calvente también incluyó en su denuncia ante la Guardia Civil el borrador de un contrato de febrero de 2019, y por el que la empresa Neurona Comunidad habría recibido al menos 363.000 euros. El acuerdo tiene fecha de 27 de febrero de 2019, cuando la firma no fue constituida hasta unos días después, el 19 de marzo del mismo año.

El contrato levantó las sospechas de este letrado, quien aseguró al juez que a él y a su compañera Carmona les “saltaron las alarmas” tras recibir el 20 de septiembre de 2019 un requerimiento del Tribunal de Cuentas en el que reclamaba a Unidas Podemos más información a Podemos sobre el contrato.

El acuerdo lo promovieron el responsable de Comunicación de Podemos, Juan Manuel del Olmo, el de Finanzas, Daniel de Frutos, y el administrador único de la sociedad Neurona Comunidad Elías Castejón. Los dos primeros declararán mañana como investigados ante el instructor.

Gobiernos latinoamericanos

En su denuncia, Calvente aseguró también que en su investigación habían detectado “indicios de que desde el año 2018 se vienen produciendo una serie de hechos presuntamente fraudulentos para poner los recursos económicos del partido al servicio de los intereses económicos de entidades extranjeras vinculadas a gobiernos latinoamericanos, creando una organización de carácter presuntamente criminal con la intención de saquear los fondos de Podemos desviando de forma fraudulenta importantes cantidades de dinero mediante contratos ficticios con sociedades y entidades vinculadas al entorno de la empresa mexicana Neurona Consulting, dirigida por César Hernández Paredes”.

Precisamente, este miércoles el diario digital El Confidencial informó de que la trama de financiación de Podemos apunta ya a proveedores de la campaña del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.