Un mosso que se cruzó con el terrorista de Las Ramblas: “Se paró y miró la escena con cara de satisfacción o sobrexcitación”

En la sala se ha exhibido un vídeo inédito con imágenes del atropello mortal en el céntrico paseo barcelonés

Un mosso d´Esquadra ha relatado hoy en el juicio por los atentados de Barcelona que Younnes Abouyaaqoub, el terrorista que conducía la furgoneta que sembró el terror en Las Ramblas el 17 de agosto de 2017, condujo haciendo eses por el céntrico paseo de la ciudad condal “buscando las zonas donde había un mayor número de personas a las que atropellar” y haciendo para lograr ese objetivo “cambios de dirección bruscos”.

En la sesión del juicio se ha emitido un vídeo inédito con imágenes del atentado de Las Ramblas, en la que se ve cómo la furgoneta irrumpe en Las Ramblas a la altura de la calle Pelayo a toda velocidad a las 16:52 de ese día, atropellando a viandantes y provocando el pánico entre la gente.

Otro agente ha recordado que esa tarde se encontraba con un compañero en las inmediaciones de Las Ramblas cuando les avisaron de que había habido un atentado. “Al girar la calle que hay detrás de La Boquería vemos a mucha gente que sale corriendo despavorida con cortes y sangrando”. La gente, ha explicado, comenzó a hacerles señales en dirección a Las Ramblas y al mercado. “De repente vi a un hombre de origen árabe con un polo a rayas y gafas de sol, los costados rapados y la parte de arriba un poquito más larga cómo se para y mira la escena con cara de satisfacción o de sobrexcitación”.

“En ese momento se gira y se empieza a marchar hacia mi posición (en dirección plaza Cataluña). Nos miramos, cruzamos miradas. Me gana la posición, se para, me paro y nos quedamos mirando unos 5 o 10 segundos y decido ir con mis compañeros que los dejé de ver”, comenzando a desalojar la Boquería.

Después, unos agentes de la Guardia Urbana les corroboran que se está buscando a un chico con polo de rayas que es el autor del atentado. "Caigo que era la persona con la que me había cruzado y cojo la emisora y radio lo que he visto. Cuando el sábado le mostraron las fotografías de Abouyaaqoub lo reconoció al instante. “Era él”, ha insistido, aunque en esos momentos desconocía su identidad.

En la sesión han declarado también varios agentes sobre la huida del terrorista, que fue abatido por los Mossos cuatro días después en un camino rural del término municipal de Subirats, en la comarca barcelonesa del Alto Penedés.

Según ha manifestado uno de ellos, Abouyaaqoub huyó a pie por el mercado de la Boquería (fue grabado por una cámara de seguridad que también se ha podido ver en la sala), pero su rastro se pierde desde las 20:07 de 17-A hasta tres días más tarde, a las 22:34 del 20 de agosto, un día antes de que fuera abatido por los Mossos cuando se dirigió hacia ellos al grito de “Allahu Akbar” (Alá es el más grande) mostrando un cinturón de explosivos que luego se demostró simulado. “En ese intervalo no se sabe qué hace y no podemos ubicarlo”, ha reconocido.

De hecho, los dos agentes que inspeccionaron la zona han explicado al tribunal que junto al cuerpo sin vida del terrorista, que estaba descalzo y llevaba en la muñeca un reloj digital negro, encontraron tres cuchillos (dos de ellos de mesa) y lo que parecía un artefacto explosivo compuesto por cuatro tubos de plástico, papel de aluminio y unos cables. En total, en la zona circundante los mossos han explicado que hallaron seis proyectiles de 9 mm y 27 “vainas percutidas”.