Los rastreadores militares han realizado más de 500.000 contactos telefónicos

Más de 3.000 efectivos de los 7.000 formados están desplegados en toda España, salvo en Cataluña y País Vasco

Rastreadores militares en la Base vallisoletana de "El Empecinado"Wellington Dos Santos Pereira

Desde que comenzaron su misión en septiembre como rastreadores en el marco de la “Operación Baluarte”, los militares españoles han realizado ya más de 500.000 contactos telefónicos a los ciudadanos con el objetivo de frenar la transmisión del virus. Así lo ha confirmado hoy la ministra de Defensa, Margarita Robles, durante una videoconferencia con los responsables de las Unidades de Verificación Epidemiológicas (UVE) repartidas por toda España, salvo en Cataluña y País Vasco, que siguen rechazando la ayuda.

En el acto ha participado también el teniente general Francisco Braco, nuevo comandante del Mando de Operaciones (MOPS), desde donde se coordinan todas las actuaciones de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el coronavirus. Según ha explicado durante su exposición, a día de hoy hay más de 7.000 militares formados para realizar tareas de rastreo, de los que unos 3.000 están activados y repartidos por 15 comunidades y las dos ciudades autónomas.

Pero también se ha referido a las otras tareas que realizan los uniformados en esta “Operación Baluarte”, entre las que destacan las 600 misiones de desinfección en diferentes instalaciones, entre ellas 46 residencias de ancianos.

Apoyo a los hospitales militares

Además, han colaborado en la instalación de carpas para la realización de tests o como ampliación en los hospitales militares (”Gómez Ulla” de Madrid y “Orad Cagigas” en Zaragoza), a los que también prestan otros tipos de apoyo, como el logístico o contra los ciberataques. Como ejemplo, ha destacado la instalación hoy de nueve tiendas en el centro deportivo de “El Plantío”, en Burgos, para pruebas de antígenos a los ciudadanos.

Varios militares levantan carpas en un polideportivo de Burgos para realizar testsMinisterio de Defensa

Según ha explicado el teniente general, “nuestro plan permite llevar a cabo más cometidos de los que hacemos ahora en caso de necesidad”, volviendo a poner así a disposición de las autoridades todas las capacidades de las Fuerzas Armadas si así se requiriese. En relación a las labores de rastreo, Robles ha querido agradecer tanto a los militares como a las diferentes comunidades su “gran colaboración y unidad”, apuntando: “A este virus lo vamos a vender todos juntos”.

A día de hoy, la comunidad que cuenta con mayor número de militares realizando labores de rastreo es Castilla y León, con 408. Tras ella se encuentran Andalucía (360), la Comunidad Valenciana (300) y Castilla-La Mancha (234). Entre las que menos rastreadores del Ejército tienen están La Rioja (30), Navarra (43) o Ceuta (48).

Sanidad Militar europea

Tras la videoconferencia, Robles ha vuelto a insistir en una de sus últimas propuestas, la de establecer, desde el punto de vista de la Unión Europea, de “un proyecto conjunto de Sanidad Militar, que es esencial. Se ha demostrado que es fundamental”.

Según ha dicho, no sólo lo propondrá en la próxima reunión de ministros de Defensa de la UE, sino que también ofrecerá Madrid como sede para celebrar una primera conferencia de la UE para tratar su propuesta y la de otros países como Francia de crear cuerpos de Sanidad Militar europeos. Y es que ha señalado que la Sanidad Militar “no solo es importante en misiones, también es muy importante en todos los países de la Unión cuando hay pandemia como la que estamos viviendo”.