Interior anuncia nuevos traslados de presos pese a las protestas de las víctimas

Entre los beneficiados están condenados por asesinatos de mossos, funcionarios de prisiones y mandos del Ejército

Cárcel de Martutene, en San Sebastián, a donde han sido trasladados diversos reclusos, entre ellos el que fuera jefe del "aparato logístico", Joseba Arregui, "Fiti". EFE/Juan HerreroJuan HerreroEFE

El Ministerio del Interior ha anunciado a las asociaciones de víctimas que ha procedido al traslado de cinco presos etarras a cárceles más cercanas al País Vasco y a uno le ha concedido el tercer grado y lo ha llevado a Martutene, en San Sebastián. De esta manera, y pese a las protestas suscitadas con los últimos movimientos de la semana pasada, el Gobierno mantiene su plan con respecto a estos reclusos. Tres de los trasladados están condenados por asesinato. La fórmula es siempre la misma: aceptación de la legalidad penitenciaria, pero se niegan a colaborar para el esclarecimiento de los centenares de atentados cuya autoría se desconoce. La Asociación de Víctimas del terrorismo (AVT) ha destacado que se haya retrasado el anuncio hasta este viernes, quizás para amortiguar sus efectos mediáticos.

Los trasladados son:

Egoitz Coto, desde Granada a El Dueso, en Cantabria. Ingresó en prisión el 26 de noviembre de 2002 y cumple una condena de 20 años por los delitos de asesinato, daños y estragos.

Aitor Olaizola, de Cáceres a Palencia. Ingresó en prisión el 30 de marzo de 2001 y cumple una pena de 30 años por atentado, asociación ilícita y tenencia de explosivos. En 2005, según la AVT, fue condenado, junto con Eider Pérez Aristizabal a penas de 75 años de prisión como responsables del atentado que acabó con la vida del miembro de los Mossos d’ Esquadra Santos Santamaría Avendaño.

Zigor Bravo, desde Teixeiro, en La Coruña, a Burgos. Ingresó en prisión el 11 de agosto de 2006 y cumple una condena de 28 años de prisión por asesinato (del funcionario de prisiones Máximo Casado, en el año 2000) y daños terroristas.

Ángel López Anta, de Algeciras a León. Ingresó en prisión 18 de febrero de 2010. Su condena es de 20 años por los delitos de atentado, estragos e incendios.

Gregorio Vicario Setién, de Salamanca a Burgos. Ingresó en prisión el 5 de abril de 2006 y cumple una condena de 30 años de prisión por los delitos de asesinato (del coronel Leopoldo García Campo en Barcelona en febrero de 1994), atentados, estragos, terrorismo, tenencia de explosivos y utilización ilegítima de vehículos a motor.

Asimismo, se concede el tercer grado penitenciario a Emilio Salaberría. Ingresó en prisión el 29 de marzo de 2002 y cumple una condena de 20 años por el delito de colaboración con banda armada.  Se le traslada desde El Dueso a San Sebastián.

Por su parte, la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), ha señalado que “nos resultaba muy extraño que fuéramos a acabar la semana sin ningún acercamiento de presos etarras a cárceles vascas o cercanas al País Vasco, y más si tenemos en cuenta los derroteros que ha tomado la situación política esta semana. EH Bildu se ha convertido en un partido clave en la gobernabilidad del Estado, y no sólo eso, ministros de este Gobierno han alabado en los últimos días su sentido de la responsabilidad. El sentido de la responsabilidad de un partido que no ha condenado los asesinatos de la banda terrorista ETA, que no ha reconocido que el uso de la violencia no tiene ningún tipo de justificación y que quiere a los asesinos fuera de las cárceles. De hecho, el cortejo del Gobierno a EH Bildu, comenzó bastante antes, pues según se ha podido conocer hoy el Ejecutivo ha comunicado que se realizaron once visitas de dirigentes de EH Bildu a presos de la banda terrorista ETA durante el estado de alarma que rigió en todo el país desde el 14 de marzo hasta el 21 de junio con motivo de la pandemia del coronavirus. Mientras, las víctimas del terrorismo no pudieron acudir a visitar a sus familiares, muertos en los cementerios”.

Es “el pago semanal de Presos por Presupuestos Generales del Estado solía producirse últimamente a principios de semana, pero entendemos que esta ha sido mejor elegir un día en el que se anuncien noticias importantes sobre la pandemia, para que la indignidad, la humillación y la inmoralidad que acarrean estos acercamientos queden diluidas”.

“El balance total de esta infamia de acercamientos según nuestras cifras es de 109 acercamientos de 99 terroristas etarras (ya que algunos han sido trasladados en varias ocasiones), 29 de ellos con delitos de sangre. 20 de ellos han sido trasladados a prisiones del País Vasco y Navarra. Además se han concedido 16 terceros grados”, subraya.