Pillan a una banda de narcos italianos el día de su estreno

La Guardia Civil ha desmantelado en Sevilla a la organización, que ocultaba 155 kilos de marihuana entre lechugas, cebollas, pimientos y coles

La Guardia Civil se ha incautado de 155 kilos de marihuana ocultos en cajas de verduraLa RazónMinisterio del Interior

Apenas llevaban unos meses instalados en Palomares, un pueblito de la zona sevillana del Aljarafe, en una urbanización de clase alta. No llamaban mucho la atención pero sí que hubo quién se preguntó qué harían esos tres italianos instalados allí. Aunque trataban de aparentar trabajos normales, en realidad estaban intentando echar raíces en el sur de España para gestionar la importación de marihuana a su país de origen. Hasta habían creado una empresa fantasma de importación de verdura para camuflar ahí, en esos camiones cargados de lechugas, otro tipo de brotes verdes mucho más rentables. En realidad el modus operandi estaba ya demasiado manido para tratar de burlar los controles policiales, que enseguida detectan las empresas de reciente creación y sospechosas por este motivo.

Ocultos entre cebollas y pimientos

Fuentes policiales aseguran que este era el día de su estreno y, en vista del material incautado, el último. La Guardia Civil se ha incautado de un cargamento de 155 kilos de marihuana y 60 de hachís ocultos entre cajas de lechugas, cebollas, pimientos y coles.

La investigación se inició cuando la Guardia Civil observó que en varias naves de La Algaba y Montequinto había continuos movimientos por parte de varios individuos extranjeros. Continuando con las investigaciones, los agentes pudieron constatar que tres individuos, que iban a bordo de un vehículo de alquiler, accedían de forma continua a una nave del polígono de Montequinto donde no se observaba actividad comercial de ninguna clase.

Posteriormente, se averiguó que dichas personas estaban llevando a cabo gestiones para adquirir una importante partida de verdura. Asimismo, se observó cómo habían alquilado varios vehículos y los estaban introduciendo en el interior de la nave ya vigilada. Igualmente, los agentes detectaron que estos vehículos de alquiler estaban escoltados por otros que realizaban funciones de lanzadera.

Los agentes terminaron constatando que los sospechosos habían trasladado la partida de verdura que habían adquirido previamente hasta otra nave situada en La Algaba.

Mientras se estaba produciendo la carga de verdura en un camión frigorífico de alquiler, se pudo detectar que estas personas habían sustituido las placas de matrícula por otras dobladas (perteneciente a otro vehículo de la misma marca y modelo).

Una lanzadera previa al camión

Finalmente, se observó como el camión frigorífico se trasladaba a la nave del Polígono de Montequinto, para cargar la droga en su interior y posteriormente hasta la nave de La Algaba para ocultar la droga entre la verdura. Para el traslado del camión, la organización contó con la ayuda de un vehículo “lanzadera” para alertar de posible presencia policial.

Por todo ello, la Guardia Civil procedió a la entrada en la nave, pudiendo comprobar que la nave estaba siendo utilizada por una empresa legal y que la misma disponía de varias cámaras frigoríficas, donde se localizaron en su interior los 26 palets de verdura con destino a Italia.

Tras un minucioso examen de la mercancía, se localizaron, ocultos entre la mercancía, un total de 155 kilogramos de marihuana, en paquetes transparentes envasados al vacío y 60 kilogramos de hachís en tabletas, los cuales tenían como destino Bari y Roma.

Siete detenidos

Por todo esto, se procedió a la detención de siete personas: 2 de ellos responsables de la nave, 2 transportistas y los tres individuos italianos.

La Guardia Civil también llevó a cabo la entrada y registro en un chalet de Palomares del Río, que los tres individuos italianos habían alquilado y se registró la nave de Montequinto, donde se hallaron efectos como sellos y tampones de empresa, algunos falsificados, documentación acreditativa de la adquisición de los 26 palets de verdura, entre otros efectos.

Se considera que se ha desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico de drogas internacional, habiéndose logrado intervenir en la primera carga de droga que iban a llevar a cabo.

La operación ha sido llevada a cabo por el Equipos de Delincuencia Organizada de la Policía Judicial (EDOA) de las Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla y OCONSUR Andalucía.

La autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión de los tres individuos italianos y la puesta en libertad de los responsables de la nave de La Algaba donde fue intervenida la droga, oculta entre la mercancía.