Otegi retrata al PSOE: el pacto «abre una ventana de oportunidad»

El líder de Bildu confirma el acuerdo y pide a su militancia que lo apoye expresamente

GRAFCAV1027. SAN SEBASTIÁN (ESPAÑA), 23/11/2020.- El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, comparece este lunes ante los medios de comunicación durante un receso de la reunión ordinaria de la Mesa Política de esta formación en la que anuncia la propuesta que realiza este órgano a las bases en relación con los Presupuestos Generales del Estado. EFE/Juan Herrero.
GRAFCAV1027. SAN SEBASTIÁN (ESPAÑA), 23/11/2020.- El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, comparece este lunes ante los medios de comunicación durante un receso de la reunión ordinaria de la Mesa Política de esta formación en la que anuncia la propuesta que realiza este órgano a las bases en relación con los Presupuestos Generales del Estado. EFE/Juan Herrero.Juan HerreroEFE

El partido mayoritario del Gobierno ha luchado en las últimas semanas contra sus propias contradicciones ideológicas para encajar la negociación con EH Bildu a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Un apoyo negociado principalmente entre Unidas Podemos y Bildu, pero que contaba con el beneplácito socialista, quien busca contar con todos los apoyos posibles dentro de la Cámara Baja para aprobar las cuentas públicas y sentar las bases y la estabilidad de la Legislatura.

En un primer momento, desde el PSOE, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y también secretario de organización, José Luis Ábalos llegó a normalizar a Bildu como un partido más e incluso aseguró en una entrevista que había sido un partido «más responsable que el PP». Unas declaraciones y una justificación del pacto que creó malestar en el seno socialista, sobre todo desde algunas comunidades autónomas críticas con los pactos con independentistas vascos y catalanes, y también entre el socialismo histórico en España.

Es por ello que el PSOE ha ido redefiniendo con varias versiones y calificativos el apoyo de Bildu a los PGE. Tras la citada entrevista en «El País», los socialistas han reorientado el argumentario y la manera de dirigirse al partido heredero de Batasuna. Prueba de ello fue la carta que el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, envió a sus militantes. En la misiva justificaba el pacto con Bildu –sin nombrarles– asegurando que los «Presupuestos son indispensables» y que son los partidos de la oposición quienes «desvían la atención a polémicas artificiales y noticias inventadas».

El propio Ábalos rebajaba la semana pasada el apoyo de Bildu alegando que «no hay ninguna voluntad de hacer sociedad con ellos para el Gobierno», distanciándose claramente de sus palabras iniciales. Ayer, volvió a incidir así tras la reunión de Comisión Permanente de la Ejecutiva del PSOE en Ferraz deslizando que Bildu es «otro partido más» en el Congreso con el que el Gobierno negocia «como con el resto de grupos parlamentarios», pero, remarcando que no comparte el PSOE ni su «tradición», –«que por supuesto no compartimos», remarcó– ni su «historia ni proyecto». Sí aseguró, de nuevo, que Bildu era «responsable» con la situación que atraviesa el país, pero enmarcó la negociación exclusivamente en las cuentas públicas.

Unas palabras que llegaban poco después de que ayer, el líder de Bildu, Arnaldo Otegi, reapareciera públicamente en los medios para desmontar los argumentarios socialistas basados en rebajar a la mínima expresión el apoyo de la izquierda abertzale a las cuentas públicas. Otegi confirmó el pacto presupuestario sin desvelar que recibirá a cambio. Según el líder, el pacto supone «mantener abierta una ventana de oportunidad» e impedir que el bloque de la derecha gobierne en España. Es decir, que Bildu confirma incluso que el pacto abre la «oportunidad» a la formación abertzale dentro del Congreso de los Diputados no solo en la negociación presupuestaria. Sobre los acercamientos de presos de ETA a cárceles vascas, aseguró que no era objeto de la negociación sino «cumplir con la legislación española».

Reflejo del pacto en ciernes con el Gobierno es que Otegi animó ayer a su militancia a ratificar el sí a los PGE en una consulta en una asamblea nacional extraordinaria este mismo jueves para que decida el voto definitivo en el Congreso a los Presupuestos.