El PNV da el sí a Sánchez tras asegurarse el cuartel del Ejército en Loyola

Llega a un acuerdo con el Gobierno que incluye la enajenación de los terrenos del cuartel de Loyola para poder expandir urbanísticamente la ciudad de San Sebastián

Thumbnail

Seis «síes» para los Presupuestos Generales del Estado a cambio del desmantelamiento del Ejército del Cuartel de la Loyola (San Sebastián), un acuartelamiento de «vital importancia para el desarrollo de las funciones de las Fuerzas Armadas», en palabras de la secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, este mismo mes en el Senado. El PNV arrancaba ayer este compromiso al Gobierno dentro de la negociación presupuestaria de un segundo paquete de enmiendas que supone una contrapartida para el Ejército, quien deberá abandonar el cuartel de Loyola, donde se ubicarán 2.000 ecoviviendas para expandir urbanísticamente San Sebastián. La pasada semana, el PNV lograba también otro de sus objetivos, el de eliminar la subida del impuesto al diésel.

La enajenación de los terrenos que hasta ahora ocupa el Ejército se trata de una vieja reivindicación del PNV y fue negociada hasta el minuto final con el Gobierno, en especial con el departamento que dirige la Ministra de Defensa, Margarita Robles. Las conversaciones duraron hasta pasada la madrugada del martes. Así lo justificaba, de hecho, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, asegurando que había mantenido «negociaciones a uña de caballo». Desde Defensa confirman que el traspaso se realizará a lo largo de 2021, pero advierten de que se trata de una «enajenación previo pago» y que «la permanencia del Ejército está garantizada» en Donosti. «Eso no es negociable», sentencian. El acuartelamiento acoge el Regimiento de Infantería «Tercio Viejo de Sicilia» Nº 67 y la unidad de servicios que se encarga de su funcionamiento ordinario.Hace tan solo dos semanas, la secretaria de Estado de Defensa insistió en que las opciones alternativas propuestas por el Consistorio no reunían las «condiciones mínimas necesarias» para el traslado del cuartel Loyola. Según explicó, el Ministerio estaba abierto a buscar otra ubicación para el regimiento allí destinado, pero no se había encontrado una alternativa que mantuviese «los requisitos operativos de seguridad y bienestar del personal».

Las nuevas enmiendas pactadas por el PNV con el Gobierno para aprobar los presupuestos de 2021 incluyen inversiones directas en el País Vasco con un coste de 30,5 millones de euros, según informa Efe. El PNV reciben un Plan por 50 millones, una nueva figura contractual para la formación dual universitaria y destinar 6 millones al soterramiento de las vías de FEVE en Zorrotza. En cuanto a infraestructuras ferroviarias figuran el Intercambiador de Riberas de Loiola con una dotación de 3 millones y 1,2 millones para la electrificación del ferrocarril en Aranguren-Karrantza. 4,3 millones para proyectos de investigación de la UPV/EHU, Universidad de Mondragon y CENER de Navarra y más de 15 millones para la eliminación de pasos a nivel. Se prevé 2 millones para la plataforma logística de Jundiz, y 2,3 millones para actuaciones en el aeropuerto de Foronda. Sin partidas concretas se ha pactado impulsar la energía eólica marina.

Tras conocer el traslado del Ejército del cuartel de Loyola, el presidente del PP en el País Vasco y del grupo PP+Cs en el Parlamento vasco, Carlos Iturgaiz, cargó contra el Gobierno y contra el PNV. A su juicio ambos “borran la presencia(del Ejército) de España en el País Vasco mientras Bildu tumba el régimen. Hoy el País Vasco es menos España por el pacto PNV-PSOE”, ha censurado para después asegurar que el PP vasco trabaja “para impedir tamaña humillación”.