Los eslóganes fallidos del Gobierno

El triunfalismo del Ejecutivo en algunos mensajes o la apelación directa a la responsabilidad de los ciudadanos definen el tono de las campañas institucionales en pandemia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa ofrecida esta tarde en el Palacio de La Moncloa tras participar en la cumbre telemática del G20 organizada por Arabia Saudí
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa ofrecida esta tarde en el Palacio de La Moncloa tras participar en la cumbre telemática del G20 organizada por Arabia SaudíZIPIEFE

Ha pasado un año desde que Pedro Sánchez ganó las elecciones y empezó a levantar los cimientos del primer gobierno de coalición de España con Unidas Podemos. Aunque lleva menos de un año gobernando, la intensidad de los últimos acontecimientos, marcados especialmente por la lucha contra la pandemia, contribuyen a alimentar la sensación de que el Ejecutivo lleva al frente más tiempo. El presidente Sánchez con sus apariciones los domingos y sus largas conferencias, a veces vacías de contenido, se ha erigido como un auténtico forjador de eslóganes. Del “Salimos más fuertes” al “España puede”, durante estos primeros doce meses al frente del timón del país, el Ejecutivo ha tirado de al menos cinco eslóganes que han calado en la sociedad.

LA RAZÓN analiza con la experta en lenguaje no verbal, Valvanuz Sánchez de Amoraga, cada uno de estos mensajes así como el contexto en el que se producen. Para ello, se han seleccionado los siguientes mensajes: “Este virus lo paramos todos”; “Salimos más fuertes”, “Nueva normalidad”, “No dejaremos a nadie atrás” y “España puede”.

Lo primero que llama la atención, según explica la experta, es que tres de los cinco eslóganes del Gobierno usan el plural, “un detalle que no es baladí” porque “se pretende, por una lado involucrar a cada persona infundiéndole la responsabilidad de su actuación frente a la pandemia”, y por otro, se apela “indirectamente” a delegar “responsabilidad en los resultados de la evolución de la pandemia”.

-Este virus lo paramos unidos

Este virus lo paramos todos
Este virus lo paramos todosLa Razón (Custom Credit)

Fue la campaña que lanzó el gobierno en marzo, al inicio de la pandemia. Eran aquellos días en los que el gobierno de Pedro Sánchez equiparaba la pandemia a una guerra, y también, cuando diariamente salía el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Ángel Villarroya, en la televisión para actualizar los datos de la operación Balmis.

Según señala Valvanuz, desde Moncloa “no dudan” en utilizar un “mensaje motivador inspirado en las palabras de Bush de 2006 en una situación bélica”. En su opinión se usa este eslogan porque “en estos momentos buscaban una unidad política y social en la lucha contra la Covid, con un mensaje directo y compartiendo la responsabilidad de la gestión, al usar el plural”.

-Salimos más fuertes

Salimos más fuertes
Salimos más fuertesLa Razón (Custom Credit)

En el mes de mayo, con una mejora en los datos de fallecimientos y el número de contagios por la Covid, el Gobierno lanza otra campaña institucional con la que animaba a tener fe en una recuperación en forma de “V” una vez decayera el estado de alarma. Según la experta, la campaña peca de “optimismo” y “se crea una ilusión que choca con la realidad”.

Según detalla, el mensaje está inspirado en el discurso de Bush de 2003 y el presidente Sánchez “no es consciente de la irrealidad de las palabras del eslogan que crea una ficticia sensación de seguridad, que no tardará en caerse por los datos objetivos y que creará como consecuencia un relajamiento de las medidas de seguridad”.

-”Nueva normalidad”

Nueva normalidad
Nueva normalidadLa Razón (Custom Credit)

En el mes de junio, el gobierno publicó un real decreto en el que acuñó el ya famoso término “nueva normalidad”. “Con un juego de palabras en principio opuestas, busca impactar en el ciudadano para que normalice la nueva situación, adaptando sus rutinas a las nuevas necesidades marcadas por la pandemia”.

Explica Valvanuz que “con un mensaje real, directo y claro”, nos dirige a pensar que no vamos a volver a recuperar nuestra realidad y que debemos empezar a asumirlo, como nuestra nueva forma vida.

-“No dejaremos a nadie atrás”

No dejar a nadie atrás
No dejar a nadie atrásLa Razón (Custom Credit)

En el mes del abril, al inicio de la pandemia, tras el fracaso de “la nueva normalidad”, con las colas del hambre y con las empresas en ERTE, el gobierno decide lanzar un mensaje de esperanza, de ahí que se opte por ese mensaje. Según el análisis de la experta en comunicación, “busca una cohesión en la respuesta de la población de ayuda y cooperación entre todos”. Es un intento de construir esperanza en las persona rotas por la situación, pero que la realidad desmantela cada palabra del “no dejaremos a nadie atrás”. Autónomos, sanitarios, hostelería... lo sectores que se sienten engañados por el Gobierno no dejan de crecer a medida que la crisis económica derivada de la crisis sanitaria se acentúa.

-“España puede”

España puede
España puedeLa Razón (Custom Credit)

Fue el 31 de agosto, cuando Pedro Sánchez mantuvo una reunión con los representantes del Ibex 35 en un intento de trasladar una imagen de responsabilidad y de trazar puentes con el motor económico del país. Allí también acudió con una nueva campaña institucional bajo el brazo. Sin embargo, mientras el país ya estaba inmerso en la segunda ola y sin datos concretos recurrió a este mensaje. Según el análisis de la experta, el hecho de usar un mensaje genérico “resta mucha fuerza al mensaje del eslogan cuando no se responsabiliza de la situación, al utilizar a un país como responsable de la situación y no a un gobierno y buscando un apoyo y unidad del que se es consciente que carece”. Tras ocho meses de pandemia, ni somos más fuerte ni hemos salido más unidos.