El Supremo da la razón al juez Abascal y le mantiene en el Juzgado del “caso Villarejo”

La Sala Contencioso-Administrativa destaca su “superior aptitud para lograr lo antes posible una normalización de la situación” en la Audiencia Nacional

Alejandro Abascal y Manuel García Castellón.
Alejandro Abascal y Manuel García Castellón.La Razón

La Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha confirmado el nombramiento del magistrado Alejandro Abascal como refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, cuyo titular es Manuel García Castellón, según consta en una sentencia de 18 de noviembre a la que ha tenido acceso LA RAZÓN.

Los magistrados del Supremo desestiman en la sentencia el recurso Contencioso-administrativo que interpuso la juez de Madrid Rosa María Freire, quien alegaba que ella debía ser la elegida porque tenía más experiencia en la judicatura, ya que era la número 1.271 en el escalafón de los jueces, mientras que Abascal era el 4.212.

Sin embargo, Abascal había sido nombrado en 2016 juez de refuerzo en el mismo Juzgado de la Audiencia Nacional en el que está destinado ahora, aunque en esa ocasión en apoyo del magistrado Eloy Velasco.

“Lezo” y “Púnica”

Abascal inició las pesquisas del “caso Lezo”, en el que se investiga la presunta corrupción del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. También participó en la instrucción del “caso Púnica”, que se centra en otra rama de las presuntas actividades irregulares del PP de la Comunidad de Madrid, en concreto la liderada por Francisco Granados.

Precisamente, su experiencia en la Audiencia Nacional es el principal motivo por el que el Supremo avala el nombramiento del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de Alejandro Abascal, ya que considera que “la reciente experiencia del nombrado en el mismo Juzgado” permite “apreciar en él una superior aptitud para lograr lo antes posible la normalización de ese juzgado”.

Los magistrados destacan, además, que “esa específica experiencia” muestra “un especial conocimiento de Ia singular clase de asuntos de dicho Juzgado”, por lo que “se revela come un elemento muy eficaz para lograr esa meta prioritaria que debe seguirse de normalizar lo antes posible el juzgado”.

No es “torcida”

El refuerzo lo justifica el Poder Judicial porque en el Juzgado Central de Instrucción número 6 se investigan los mencionados casos “Lezo” y “Púnica”, pero sobre todo el “caso Villarejo”, que incluye una treintena de piezas separadas. Como por ejemplo la del espionaje al ex tesorero del PP Luis Bárcenas (“Kitchen”) o la de los pagos de BBVA al comisario, quién ya ha superado en prisión preventiva los dos tercios del máximo permitido por la ley, que es de cuatro años. Por eso, la Audiencia Nacional ya ha reclamado en dos ocasiones al juez García Castellón que acelere las pesquisas que desarrolla sobre el clan policial.

Finalmente, el fallo del Tribunal Supremo concluye que no puede entenderse que el Poder Judicial haya utilizado su discrecionalidad en el presente caso “de una manera torcida”, por lo que confirma la decisión de nombrar a Abascal como juez de refuerzo en la Audiencia Nacional.