La Fiscalía investigará la regularización fiscal de Don Juan Carlos

Busca conocer la procedencia de los más de los casi 700.000 euros depositados en Hacienda para evitar un procedimiento judicial

Don Juan Carlos bajando del avión en un aeropuerto de la ciudad de Abu Dabi, cuando decidió abandonar España
Don Juan Carlos bajando del avión en un aeropuerto de la ciudad de Abu Dabi, cuando decidió abandonar EspañaNiusCedida

El Rey emérito ingresó en Hacienda un total de 678.000 euros para regularizar su situación fiscal de los gastos derivados del uso de las tarjeas de las que eran titular el millonario mexicano Allen Sanginés-Krause entre 2016 y 2018. Sin embargo, al margen de que esa actuación puede liberar a Don Juan Carlos de tener que afrontar un proceso penal por delito fiscal -sobre todo porque se ha realizado antes de que se formulase denuncia alguna contra él ni la Hacienda Tributaria le hubiese abierto ningún expediente-, la Fiscalía quiere saber de forma minuciosa el origen del dinero depositado en el fiscal para esa regularización, según informaron fuentes jurídicas. El objetivo del Ministerio Público es comprobar que la “puesta al día” con Hacienda por parte de Don Juan Carlos es completa y el dinero utilizado para ello no proviene de ninguna actividad que pueda considerarse irregular o delictiva.

Para ello, Hacienda debe remitir a la Fiscalía del Supremo toda la información relativa a esa regularización, algo que, según algunas fuentes, incluso se ha podido producir ya. Ahora, el equipo de fiscales que dirige Juan Ignacio Campos, próximo teniente fiscal del Tribunal Supremo y número 2 de la Carrera Fiscal, analizará de forma pormenorizada y si llega a la conclusión de la actuación de Don Juan Carlos se realizó correctamente y el origen del dinero no es delictivo, lo previsible es que archive esta investigación.

Al margen, hay otras dos investigaciones abiertas por la Fiscalía que afectan directamente a Don Juan Carlos. La primera está relacionada con el presunto cobro de comisiones derivados de la construcción del AVE que une las ciudades de Arabia Saudí de La Meca con Medina, y la segunda, relacionada con una investigación del Sepblac, es decir, el Servicio Ejecutivo de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias.

Respecto a la del AVE de La Meca, fuentes jurídicas indicaron que la Fiscalía del Supremo continúa analizando toda la información enviada por las autoridades suizas, algo que es “importante para determinar cantidades y fechas”, es decir, si todas las actividades en las que se pudo ver inmerso el Rey emérito coincidieron durante los años de su reinado, lo que llegaría a que no se pueda emprender ningún procedimiento penal por la inviolabilidad de que gozaba, o, por el contrario, algunas se produjeron tras su abdicación en favor su hijo, Felipe VI.