Fernández Díaz insiste: el acta de los sms de “Kitchen” se hizo de forma “extraña” e “irregular”

La defensa del exministro pretende que el Consejo General del Notariado certifique cuándo reclamó a uno de los notarios esos documentos por orden judicial

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, a su llegada a la Audiencia Nacional cuando declaró como investigado ante el juez
El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, a su llegada a la Audiencia Nacional cuando declaró como investigado ante el juezAlberto R. RoldánLa Razón

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz insiste en que una de la actas notariales en las que el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez protocolizó en junio de 2019 varios sms sobre la “operación Kitchen” que le atribuye se otorgó “en extrañas e irregulares circunstancias”.

Horas después de que los dos notarios a los que acudió Martínez declararan como testigos ante el juez Manuel García Castellón -que investiga una supuesta operación parapolicial en 2013 para sustraer a Luis Bárcenas documentación comprometedora para el PP-, el abogado del extitular de Interior, Jesús Mandri, ha remitido un escrito al instructor en el que le insta a pedir al Consejo General del Notariado que precise cuándo reclamó ese acta al notario de Mahón que protocolizó la primera serie de mensajes en junio de 2019.

La defensa de Fernández Díaz que los mensajes que intercambiaron el notario Alberto Vela y Martínez el 11 de marzo de 2020 -en el que el primero pidió información al expolítico sobre cómo borrar un chat, según ambos porque quería eliminar un chiste subido de tono que habían compartido por su relación de amistad- guardaba “relación directa con el contenido del acta notarial” que recoge los sms que Fernández Díaz niega haber enviado.

Ambos notarios (Martínez protocolizó otros mensajes en octubre de 2019 sobre el volcado de los dispositivos de Bárcenas) explicaron a García Castellón el pasado lunes que no comprobaron que el número desde el que se enviaron correspondía efectivamente a Fernández Díaz y que se limitaron, como es propio de un acta notarial de estas características, a certificar la versión de Martínez sobre esos mensajes.

El juez García Castellón considera que el notario de Mahón pudo incurrir en un delito de violación de secretos al intercambiar esos mensajes con Martínez cuando el Consejo del Notariado ya le había reclamado ese acta y advertido del carácter secreto de la investigación judicial.

De ahí que el abogado de Fernández Díaz pretenda que el Consejo General del Notariado determine ahora si le reclamó ese acta “mediante llamada telefónica, correo electrónico o por otro medio” y en qué fecha y hora, así cómo “cuál fue la contestación” del fedatario público.

El letrado hace hincapié en que esos mensajes (y los que Martínez llevó a un notario de Madrid en octubre de ese mismo año) “constituyen el único elemento que vincula directamente” al exministro con esa operación. E insiste en cuestionar tanto “la realidad y autenticidad” de los mismos como que los enviara su defendido, por lo que con esta diligencia busca acreditar que ese acta se otorgó en “extrañas e irregulares circunstancias”.

La defensa del extitular de Interior considera que su petición es aún más necesaria tras la declaración ante el juez del notario de Mahón, “en la que se acogió a su derecho de no responder a gran parte de las preguntas que le fueron formuladas” (dado que está siendo investigado en otro juzgado por un posible delito de violación de secretos).

Asimismo, Fernández Díaz reitera al instructor su solicitud de que cite a declarar al perito informático que concluyó que los sms que Martínez atribuye a Fernández Díaz están manipulados.