Sociedad

La Guardia Civil de Navarra detiene en Bilbao al autor de 45 abusos sexuales a menores

Se hacía pasar por un adolescente en chats en los que exigía el envío de fotos de desnudos

los agentes conducen al detenido
los agentes conducen al detenidojmzdeñi

La Guardia Civil ha detenido en Bilbao (Vizcaya) a un varón de 22 años, como presunto autor de delitos de abusos sexuales, agresión sexual, corrupción de menores y difusión de pornografía entre menores. Las víctimas son 12 menores, de entre 13 y 15 años, residentes en las provincias de Navarra, Vizcaya, Guipúzcoa, Álava, Baleares, Sevilla, Tarragona, Zaragoza y Barcelona.

Al detenido se le considera autor de 12 delitos de abusos sexuales a menores, nueve delitos de agresión sexual a menores de 16 años (sometió a las víctimas a una intimidación grave); 12 delitos de corrupción de menores, al exigirles hacer determinados actos sexuales explícitos; y otros 12 delitos de difusión de pornografía entre menores, ya que también se pudo acreditar que los archivos que recibía el detenido de los menores, eran a su vez distribuidos entre otros menores con el fin de obtener nuevo material.

La Guardia Civil inició las investigaciones gracias a una denuncia presentada en la Oficinas de Atención al Ciudadano de la Guardia Civil de Navarra, por una menor edad quie estaba siendo coaccionada por un hombre al que ya había enviado varias fotos y un vídeo desnuda; y que amenazaba con denunciarla si no le enviaba más imágenes.

Los agentes a cargo de la investigación lograron identificar al detenido, el cual había contactado con la víctima en una página web destinada a chatear en directo con desconocidos de forma aleatoria y anónima a partir de 13 años. Este portal suele ser empleado normalmente por menores de edad.

En este primer contacto, el detenido se hacía pasar por un joven de 15 años, el cual tras mantener una breve conversación, le solicitó el número de teléfono a la víctima, para poder seguir hablando por una aplicación de mensajería telefónica, ya que cuando cerrase el chat no tendrían forma de volver a comunicarse por ser anónimo.

La víctima le facilitó su teléfono móvil y comenzó a recibir mensajes del detenido, con el que siguió conversando con normalidad, hasta que le pidió que le mandase una foto desnuda. Tas acceder a esta petición, llegaron nuevas coacciones para que le remitiera ás material gráfico; si no lo hacía, subiría a las redes sociales el que ya tenía.

Del análisis del teléfono móvil del detenido se pudo obtener el chat íntegro con la menor denunciante así como los archivos intercambiados. Se pudo comprobar que existían más chats con otros menores de edad a los que igualmente extorsionaba para lograr que le enviaran fotos íntimas.

Los investigadores de la Guardia Civil identificaron y localizaron a 11 nuevos menores residentes en las provincias de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava, Baleares, Sevilla, Tarragona, Zaragoza y Barcelona los cuales también habían sido víctimas del detenido.