Roca ratifica que Pineda reclamó tres millones de euros por retirar la acusación contra Doña Cristina

El abogado de la Infanta en el “caso Nóos” afirma que “jamás” pidió reunirse con el juez Castro, como mantiene el exmagistrado, antes de la imputación de la hermana del Rey

Miquel Roca, abogado de la Infanta Cristina en el "caso Nóos"
Miquel Roca, abogado de la Infanta Cristina en el "caso Nóos"

Miquel Roca, abogado de la Infanta Cristina, ha ratificado hoy en la Audiencia Nacional que en marzo de 2016 Luis Pineda, presidente de Ausbanc, reclamó tres millones de euros a cambio de retirar la acusación contra la hermana del Rey en el “caso Nóos”.

En su declaración como testigo en el juicio del “caso Ausbanc”, el letrado ha explicado que el responsable de la asesoría jurídica del Banco Sabadell (donde Roca es secretario del Consejo de Administración), Gonzalo Barettino, le informó de que Pineda “le había trasladado telefónicamente su deseo de hablar conmigo sobre el tema de Palma como letrado de Manos Limpias”.

“Yo dije que no tenía interés en hablar con este señor, sobre todo porque no me constaba que fuese el abogado de Manos Limpias”, ha asegurado, pero como sintió una “cierta curiosidad de saber qué es lo que quería”, emplazó a su interlocutor a verse con él. “Deontológicamente, no me puedo ver con una persona que asume una función que no me consta”, ha dicho, precisando que le dijo a Barettino: “Oye, ve y escucha”. “No tenía sentido dar ningún tipo de instrucción -ha subrayado- Para mí fue una gran sorpresa el resultado de la entrevista”.

Roca también ha negado que pidiera al instructor del “caso Nóos” reunirse con él, como mantiene el magistrado ya jubilado. “No he pedido jamás al señor Castro ningún tipo de entrevista. No se me ocurriría jamás porque con el juez de una causa estas cosas no se hacen

El 15 marzo, ha explicado, Barettino se vio con Pineda “y en la conversación que tuvieron me trasladó que le había manifestado que se podía retirar la acusación, pero que se habían producido unas costas y había que pagar una cantidad que se cifró en tres millones de euros. En ese momento Barettino le dijo que se había acabado la reunión”.

Una vez le trasladó el contenido de ese encuentro, ha dicho, le dejó claro: “No quiero que se hable más con este señor ni que haya ningún trato más por razones obvias”. Horas después, afirma que coincidieron en que habían que “trasladarlo a la autoridad competente, más que nada la explicación de lo ocurrido”. “Y así se produjo en una entrevista el 30 de marzo en nuestro despacho en Madrid con dos inspectores de la UDEF a los que trasladamos nuestra denuncia”.

“Para mí fue una auténtica sorpresa la aparición del nombre de Luis Pineda porque yo como Manos Limpias solo conocía a doña Virginia (López Negrete) y no estaba comparecido en la causa”, ha comentado Roca, quien ha insistido igualmente en que no tuvo “ningún contacto ni con el sindicato ni con doña Virginia (López Negrete)”, ni tampoco con Ausbanc. “Ni con Ausbanc ni con el señor Pineda he tenido jamás ningún contacto”, ha recalcado. Al mismo tiempo, ha negado que llegara a comentar en alguna ocasión que la acusación contra la Infanta se arreglaba pagando. “Estas cosas yo no las he dicho jamás”.

Pineda y Bernad lo niegan

Tanto Pineda como el secretario general del sindicato, Miguel Bernad -para quienes la Fiscalía reclama condenas de 119 y 25 años de prisión por delitos de organización criminal y extorsión- negaron que intentaran extorsionar a la hermana del Rey y el segundo afirmó incluso que un intermediario le ofreció esa cantidad en nombre supuestamente del letrado a cambio de retirar la acusación.

La Fiscalía atribuye a Pineda el intento de «negociar” la retirada de la acusación contra la Infanta Cristina» en el «caso Nóos» a cambio de tres millones de euros. Pero Pineda lo negó en el juicio. “Nunca tuve ese encargo y nunca lo hubiese aceptado”, afirmó antes de reiterar: “Nunca les pedí dinero por eso”.

Por su parte, Bernad dijo que jamás pidió “absolutamente nada” y que, al contrario, a él si le llegó un ofrecimiento en febrero de ese mismo año por parte del abogado Jaime Alonso, portavoz de la Fundación Francisco Franco, que le habría trasladado esa oferta en nombre de un intermediario que decía hablar en representación de Roca. El líder de Manos Limpias afirmó que le “olió mal” y pensó “que era una trampa”, aunque admitió que tras reunirse en octubre de 2015 con el presidente de La Caixa, Isidro Fainé y que éste le trasladara su “preocupación”, llegó a redactar un borrador pidiendo la desimputación de la Infanta tras reunirse con el presidente de La Caixa, Isidro Fainé, que contemplaba una compensación al sindicato, aunque limitada, según explico, al pago de las costas del procedimiento.

Según su versión, Faine le dejó claro que no le iban a “compensar con nada ni La Caixa ni Casa Real, solo apelamos a tu responsabilidad”. Y Bernad hizo hincapié en que le trasladó a su vez que “no iba a pedir ningún dinero”.