El presidente de Marruecos dice que Ceuta y Melilla son marroquíes como el Sáhara

La prioridad del vecino país es la antigua colonia española pero admite que algún día habrá que tratar de las ciudades autónomas

Thumbnail

El presidente del Gobierno de Marruecos, Saadeddine El Othmani, ha concedido una entrevista al medio de comunicación Acharq, tras los últimos acontecimientos sobre el conflicto en torno al Sahara Occidental. En su transcurso, el jefe del Ejecutivo se refirió a las ciudades españolas de Ceuta y Melilla como terrenos que tiene que recuperar su país

“El statu quo sigue vigente después de cinco o seis siglos”, recuerda El Othmani, y agrega que “llegará el momento del asunto de Ceuta y Melilla, territorios marroquíes como el Sahara”, según la información recogida en El Faro de Ceuta.

En la entrevista, Othmani muestra su confianza en que los “hermanos españoles” entenderán mejor las posiciones de Marruecos en el Sáhara y en otros asuntos. Inevitablemente habrá que abrir el debate sobre Ceuta y Melilla aunque ahora la prioridad es el Sáhara. La inacción es la posición pero eso se tendrá que abrir algún día.

El premier marroquí considera que la posición oficial de España de apoyar las resoluciones de la ONU sobre el Sáhara es “equilibrada”.

A la pregunta de si se puede estar produciendo una especie de intercambio, en el sentido de “tu me apoyas en el Sáhara y yo me calle en Ceuta y Melilla”, contesta que la posición de Marruecos está basada en su acción y éste es un asunto de su soberanía.

Según medios consultados por LA RAZÓN en ambas ciudades autónomas, no se puede descartar una nueva ofensiva marroquí para lograr que ambos territorios pasen a la soberanía del Reino. El reciente reconocimiento por parte de los Estados Unidos de la soberanía de Rabat sobre el Sáhara ha dado una gran fuerza a la diplomacia alahuí ya que consolida sus aspiraciones expansionistas y de consolidación de territorios.

Los gobiernos de España y Marruecos decidieron aplazar a febrero del próximo año la cumbre bilateral que tenían previsto celebrar en Rabat el 17 de diciembre, debido, según se dijo, a la situación provocada por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, estos medios opinan que las relaciones no pasan por el mejor momento después de las declaraciones de miembros del Gobierno español que afectan a la política interna de Marruecos, como la del vicepresidente Iglesias sobre el Sáhara.