El fiscal pide un año de cárcel para un acusado por llamar “mora de mierda” a una viajante del metro de Madrid

Le acusa de un delito contra los derechos fundamentales de una mujer que vestía el hiyab y pide que durante cinco años no pueda ejercer en el ámbito docente y deportivo

Los hechos sucedieron en un la estación de metro de República Argentina de Madrid
Los hechos sucedieron en un la estación de metro de República Argentina de MadridJesús G. FeriaLa Razon

El próximo 22 de enero será juzgado en Madrid un acusado de un delito contra los derechos fundamentales por llamar “mora de mierda” y otras expresiones humillantes despectivas a una pasajera del metro, a quien intentó forzar para que abandonase el vagón en el que viajaba. La Fiscalía Provincial de Madrid solicita un año de prisión para el acusado. También solicita que se le condena a 2. 700 euros de multa y cinco años de inhabilitación especial para profesión u oficio educativo, el ámbito docente, deportivo y de tiempo libre.

Los hechos sucedieron el 6 de septiembre de 2017. El acusado iba sentado en un vagón de metro, cuando en la estación de República Argentina, “con evidente desprecio hacia una mujer de aspecto islámico por vestir una hiyab o velo islámico y que se encontraba en el mismo vagón que él”, comenzó a decir en voz alta “aquí huele a cagado”.

Poco después se levantó de su asiento y, cuando iba a salir del vagón, trató de agarrar a la chica y sacarla del mismo mientras le decía “bájate mora de mierda”. Ya en el andén, el acusado siguió profiriendo expresiones humillantes tales como: “mora de mierda; lo que tienes que hacer es irte a tu puto país; no queremos moros en Madrid; ojalá volviera uno con bigote y os metiera a todos en una puta nave; el gas lo iba a paga yo; hijos de puta”. Antes de irse, el acusado realizó “el levantamiento del brazo de la ideología nazi”.

Para la Fiscalía, el comportamiento del acusado, “por su evidente naturaleza humillante y despreciativa”, constituye un atentado a la dignidad de la persona destinataria del mismo y del colectivo en el que se integra.

Este comportamiento del acusado, por su evidente “naturaleza humillante y despreciativa”,  constituye un atentado a la dignidad de la persona destinataria del mismo y del colectivo en el que se integra, concluye el escrito de acusación del Ministerio Fiscal.