Urdangarín recurre al juez de Vigilancia en busca del tercer grado

Su defensa tilda de injustificado el fallo de Interior de rechazar la propuesta de la cárcel

Iñaki Urdangarín sale tres veces a la semana de prisión para realizar labores de voluntariado
Iñaki Urdangarín sale tres veces a la semana de prisión para realizar labores de voluntariadoAntonio Gutiérrez Europa Press

La junta de Tratamiento de la prisión de Brieva (Ávila) propuso por unanimidad la progresión a tercer grado de Iñaki Urdangarín, lo que le permitiría disfrutar de todos los fines de semana fuera y de 48 días de permiso al año. Sin embargo, el pasado 30 de diciembre la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias rechazó tal propuesta y optó por otorgarle el 100.2 del reglamento y un fin de semana libre al mes. Urdangarín fue condenado a cinco años y siete años de cárcel por el «caso Nóos» y lleva en prisión desde el pasado 18 de junio del 2.018, es decir, dos años y casi siete meses.

Esta decisión es considerada por la defensa totalmente injustificada que, además, supone un agravio comparativo respecto Jaume Matas y Diego Torres, condenados a penas similares y quienes, sin embargo, disfrutan desde hace meses del tercer grado. «¿Qué le hace distinto y de peor condición penitenciaria?», se pregunta al respecto el abogado de Iñaki Urdangarín.

Por estos motivos, la defensa, ejercida por Mario Pascual Vives, ha recurrido ante el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Valladolid, la decisión de Instituciones Penitenciarias. En el recurso, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, se solicita que se le otorgue el tercer grado sin restricciones, es decir, que pernocte en el Centro de Inserción Social al que sea destinado –lo que se prevé que suceda en breve– sólo de lunes a jueves, que disfrute de 48 días de permisos al año y se le autorice también para poder desplazarse los viernes por la tarde a la ciudad donde reside su madre, regresando los lunes al Centro Don Orione donde realiza labores de voluntariado.

En esta impugnación se destaca la «ausencia de fundamentación de la denegación o rechazo de los argumentos técnicos y jurídicos» que llevaron a la unanimidad por parte de todos los miembros de la Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario de Brieva a proponer la progresión a tercer grado, cuyos componentes son quienes mejor conocen «su situación y evolución dirigida a su reinserción social y familiar» y que fue lo que les llevó a formular esa propuesta.

Esto es lo que lleva a la defensa a criticar la resolución de Instituciones Penitenciarias, al entender que no hay un sólo argumento que justifique no estimar la propuesta de la Junta de Tratamiento. «¿Por qué, en base a qué argumentos, lógica y exclusivamente jurídico- técnicos, le impiden acceder ahora –A Urdangarín– al tercer grado penitenciario en contra de lo acordado por unanimidad por la Junta de Tratamiento. ¿Cuáles son, una vez más, los argumentos jurídico-técnicos que sustentan la denegación de poder disfrutar de cuatro fines de semana al mes, en vez de uno sólo? Tampoco se dice en la resolución», se sostiene al respecto en el recurso. Todo ello hace que la defensa desconozca «cuáles son los motivos del rechazo de lo acordado».

Por otro lado, se destaca que todos los informes de los profesionales de prisión han venido a poner de relieve que conducta de Urdangarín desde su ingreso en prisión «excelente» e «impecable», sin que haya sido sancionado una sola vez. Y, además, se añade, ha satisfecho íntegramente la responsabilidad civil derivada de los delitos por los que fue condenado.

Junto a todo lo anterior, se señala en el recurso que desde que ingresó en prisión, hace ya mas de dos años y medio, ha transcurrido ya un «tiempo suficiente como para poder haber percibido personal e íntimamente, el carácter retributivo de la condena que viene padeciendo»; y que «el carácter intimidatorio de las condenas impuestas ya ha sufrido el suficiente efecto y alcance en su persona, siendo plenamente consciente de los errores cometidos y de la dureza de la privación de libertad». De todo lo anterior, se considera que está «en condiciones aptas» para acceder al tercer grado penitenciario.