El nuevo avión entrenador del Ejército del Aire llegará tras el verano

El “Pilatus” no se estrenará hasta el curso 2022-2023. El retraso obliga a alargar la vida de los actuales “C-101″, con 40 años de servicio, hasta julio de 2022

PC-21 del Ejercito del Aire
PC-21 del Ejercito del Airepilatus-aircraftLa Razón

Curso 2022-2023. Finalmente, el Ejército del Aire ya tiene una fecha sobre la mesa para el comienzo de las clases con el que será el nuevo «pupitre» de los alumnos de la Academia Básica del Aire de San Javier (Murcia): el nuevo avión «Pilatus PC-21», que sustituirá a los actuales «Casa C-101», los cuales se retirarán con más de 40 años de servicio a sus espaldas.

Y es que después de varios retrasos, el último debido a la pandemia del coronavirus, las primeras seis unidades de esta aeronave suiza comenzarán a llegar a España tras el verano y estará lista para el aprendizaje de los futuros pilotos en septiembre de 2022, un año después de las previsiones iniciales. Poco antes, en verano del próximo año, está previsto que concluya el último curso en el que se utilice el «C-101», también conocido como «Mirlo», tal y como confirman desde el Ejército del Aire a este periódico.

Finalmente, en la Academia comienzan a ver la luz al final del túnel, pues el principal temor era que la nueva aeronave, de la que España ha adquirido 24 unidades, no estuviese lista antes de que se diesen de baja los anteriores. En un primer momento tenían que haber sido recibidos el pasado mes de marzo, pero un «error» lo retrasó hasta diciembre y ahora, hasta el verano, un año antes de que los actuales dejen de volar. Al menos, esa es la «intención» de la Fuerza Aérea.

El primer "Pilatus PC-21" español, en Suiza FOTO: Ejército del Aire

Eso sí, el Ministerio de Defensa ha invertido en el último año varios millones para estirar la vida de los «C-101», los mismos que utiliza la «Patrulla Águila» para sus exhibiciones y acrobacias, y cuya baja estaba marcada en un primer momento para septiembre de este mismo año. Y la prisa era mayor si cabe después de los últimos dos accidentes mortales ocurridos en San Javier en agosto de 2019 y febrero de 2020, los cuales pusieron en entredicho la seguridad de estos anticuados aviones de enseñanza.

Sistema integrado de Enseñanza

A partir de ahora comienza una etapa clave de preparación, formación y adaptación a este nuevo sistema, en el que los alumnos recibirán la formación básica (denominada Fase II). Más que un avión como tal, se trata de un Sistema Integrado de Enseñanza (ITS, por sus siglas en inglés), «más eficiente y mejor orientado al empleo de las tecnologías que el actual», en el que se incluyen también varios simuladores para la instrucción de los futuros pilotos en tierra firme.

Pero aunque no haya llegado a España, el «Pilatus» ya superó con éxito su primer vuelo el pasado 14 de diciembre en la fábrica de la compañía en Suiza.

El primer "Pilatus" español, con la cruz de San Andrés en la cola y su nueva nomenclatura: "E-27" FOTO: Ejército del Aire

Al país helvético se desplazarán este año ocho pilotos y 26 mecánicos de la Academia para recibir los cursos de formación iniciales. Lo harán en dos tandas: de mayo a agosto y de agosto a octubre. Ellos serán los encargados de instruir posteriormente a sus compañeros de San Javier en las particularidades de este avión turbohélice, cuyo coste total (de las 24 unidades) asciende a 204,75 millones de euros, unos 20 millones menos del precio de licitación inicial.

13 unidades en noviembre

Entre medias de los dos cursos llegarán las primeras seis unidades adquiridas de un avión que el Ejército ha bautizado como «E-27». La previsión es que en noviembre de este mismo año hayan recibido ya 13 aparatos, a razón de entre dos y tres cada mes.

Avión entrenamiento FOTO: T. Nieto

Pero el año clave será realmente 2022, cuando se cumplirán varios hitos importantes, además de completar la recepción de todas las unidades del sistema integrado de enseñanza. Por un lado, en verano, cuando finalice el curso 2021-2022 dejará de utilizarse para la enseñanza el «C-101». Sin embargo, la baja de las 66 unidades con las que cuenta el Ejército no será de golpe y, según confirman, «las aeronaves que tengan potencial de horas de vuelo remanente podrían quedar asignadas a misiones de adiestramiento a disposición del Mando Aéreo de Combate (MACOM) o de la «Patrulla Águila». Y añaden que, «dependiendo de qué tipo de misiones desarrollen y la cantidad de horas de vuelo que realicen, podría extenderse más o menos en el tiempo el final de la flota».

Así llegamos a septiembre de 2022 y al nuevo curso, en el que se estrenará el «Pilatus», el cual por ahora únicamente «está concebido para la fase de enseñanza básica en vuelo», explican desde el Ejército. Pero recalcan que este relevo forma parte de un «ambicioso programa para transformar la enseñanza en vuelo a los estándares del siglo XXI». En este punto, la Fuerza Aérea tendrá que acometer la sustitución de los aviones de combate F-5 de las fases de formación avanzada de caza y ataque (III y IV), como parte de este nuevo modelo de enseñanza integral en vuelo que se ha diseñado. Aquí entraría en juego el programa español AFJT de Airbus («Airbus Future Jet Trainer»). Aunque en este caso el margen de maniobra es algo más amplio: entre 2027 y 2028.

Morro del PC-21 FOTO: Ejército del Aire

Y mientras los «Pilatus» llegan a San Javier, en la base murciana ya se preparan y han gastado ya cerca de 6,5 millones de euros para adecuar sus instalaciones de cara a acoger a su nuevo inquilino. Por un lado, ha destinado 800.000 euros para adaptar el actual hangar 6 como aparcamiento cubierto del “E-27″. Por otro, invertirá más de 5,6 millones en la demolición de un edificio para la construcción de otro nuevo que albergará, entre otros, los simuladores del avión y varias aulas.

El avión al que sustituirán, el «C-101», ha sufrido en sus 40 años de servicio en el Ejército del Aire un total de 14 accidentes, en los que perdieron la vida 13 militares y otros diez resultaron heridos. Los dos más recientes, en el último año y medio.