El futuro de la «Patrulla Águila», en el aire

Sin avión sustituto aún, la unidad acrobática del Ejército no usará el nuevo “Pilatus” y seguirá volando el “C-101″ mientras aguante

La "Patrulla Águila" dibuja la bandera durante una exhibición
La "Patrulla Águila" dibuja la bandera durante una exhibición FOTO: Ejército del Aire

La llegada del «Pilatus PC-21» a la Academia Básica del Aire de San Javier (Murcia) tras el verano no trae muy buenas noticias para la unidad acrobática del Ejército del Aire, la «Patrulla Águila». Y es que sus componentes vienen utilizando desde hace años los «Casa C-101», un avión de fabricación española que han llevado al límite a través de sus acrobacias por medio mundo y cuya vida útil se quiere alargar en principio hasta verano de 2022. Sin embargo, a día de hoy, ni hay sustituto ni intención de que utilicen el nuevo aparato.

Así lo confirman a LA RAZÓN desde el Ejército del Aire, recordando que la «Patrulla Águila» «lleva décadas representando al Ejército del Aire, pero también a nuestra industria nacional por utilizar un excelente sistema diseñado y fabricado en España como es el C-101». Por este motivo, ante la ausencia de una opción «made in Spain», la decisión de Defensa es, por el momento, «mantener esa filosofía mientras la disponibilidad de aeronaves lo permita».

De ahí que no tengan más remedio que alargar lo más posible la vida útil de los actuales aparatos, también conocidos como «Mirlo» y, una vez se hayan dado de baja para la enseñanza básica, quedarse con aquellos que “aún tengan potencial de horas de vuelo remanente”, explican.

Opciones disponibles

Eso sí, avisan de que «a medida que se acerque la baja operativa del “C-101″ en verano de 2022 se tomará la decisión sobre el futuro de la Patrulla Águila dentro de las opciones disponibles en ese momento». Podría darse incluso el caso, como se ha venido rumoreando en los últimos meses y han confirmado fuentes militares, de que llegase a desaparecer esta unidad, pues en un avión como el «Pilatus» suizo «perdería vistosidad».

La «Patrulla Águila» también ha sufrido recientemente un accidente mortal con los anticuados «C-101». Fue en febrero del pasado año, cuando se estrelló el comandante Eduardo Fermín Garvalena, el «Águila 5» o «solo», el que realizaba las acrobacias más arriesgadas. Él tampoco tenía sustituto.