Sánchez reaparece 36 horas después del azote del temporal

Se hace la foto presidiendo la reunión de coordinación, mientras arrecian las críticas de la oposición por estar “desaparecido”

Pedro Sánchez a su llegada al Ministerio del Interior este domingoFoto: Rodrigo JiménezEFE

Pedro Sánchez ha tardado 36 horas en pisar el terreno. Tras dos días de colapso por el temporal Filomena, el presidente del Gobierno se ha desplazado esta mañana al Ministerio del Interior, desde donde ha presidido la reunión del Comité Estatal de Coordinación y Dirección del sistema nacional de Protección Civil (CECOD). Lo hizo acompañado de los ministros de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, y del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que estuvieron ya durante el sábado al frente de la gestión de la crisis. En Moncloa han impuesto una fórmula equivalente a la que ya utilizaron durante la pandemia del coronavirus para resolver el caos sembrado por el temporal de nieve. En un esquema prácticamente calcado, Sánchez ofreció el sábado coordinación y «cogobernanza» a las regiones más afectadas y se programaron sendas ruedas de prensa diarias de los ministros Ábalos y Marlaska durante el fin de semana.

La imagen del presidente bajándose hoy de un todoterreno a las puertas del ministerio también busca trasladar la imagen de que el jefe del Ejecutivo se moviliza y acude al centro de toma de decisiones. Una estrategia similar a la que se llevó a cabo en su encuentro con Isabel Díaz Ayuso en la Puerta del Sol de Madrid, en los peores momentos de la pandemia en la Comunidad de Madrid. Durante la reunión del CECOD de hoy, Sánchez ha recibido información detallada sobre la situación provocada por el temporal y las previsiones para los próximos días por parte de los responsables operativos de diversos organismos, entre ellos, AENA, ADIF, Defensa, la UME o AEMET.

El paso adelante del presidente del Gobierno no solo se produce días después del inicio del caos climático, sino que lo hace a rebufo de las críticas de la oposición. Si el sábado, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, pedía a Sánchez y Pablo Iglesias que «dieran la cara» después de su «noche de peli y mantita», mientras miles de conductores quedaban atrapados en sus vehículos; hoy eran de nuevo cargos populares quienes afeaban que, una vez que el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, «había despejado las calles para que Madrid pueda empezar a funcionar, llega Sánchez el ausente a hacerse la foto de rigor».

Desde el Ejecutivo rechazaron estas apreciaciones, asegurando que Sánchez «ha estado presente todo el tiempo» y supervisando todas las actuaciones desde el inicio. «En el caso concreto de este ministerio, estoy despachando desde el día 6 con el presidente del Gobierno intensamente, y todas las decisiones han sido supervisadas por él», ha señalado José Luis Ábalos en la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Estatal de Coordinación y Dirección (CECOD) del sistema nacional de Protección Civil, presidida por el propio Sánchez.

Desde Moncloa se asegura que «el presidente del Gobierno es el que ha decidido toda la operatividad» y que su asistencia a la reunión de ayer fue «la presencia para recibir la información de primera mano y prever las actuaciones futuras». En el Ejecutivo se evitó desde el primer momento hacer cualquier tipo de autocrítica sobre la gestión, asegurando que ahora era tiempo de «trabajar» y «hacer lo que hay que hacer» y que luego ya llegaría el momento de hacer cualquier ejercicio de fiscalización. «Conviene remar juntos», aseguraban, haciendo hincapié en que de ellos no había salido «ningún reproche» a ninguna otra administración. No obstante, los ataques del PP sí generaron una respuesta por parte del ministro Ábalos que sí ha dejado caer que los populares «no deben de gestionar nada en ninguna parte», porque, en caso contrario, «bastaría con que se hicieran un autoexamen». Así, ha reprochado al partido de Pablo Casado que «este no es el momento» de criticar y aseguró que hay «mucho tiempo por delante» para resolver «los problemas que uno pueda tener».

Las consecuencias del paso de la borrasca Filomena por España no se reducen únicamente a las potentes nevadas y desde el Ejecutivo ya anticipan que las heladas que se esperan en las próximas horas pueden complicar la situación durante varios días. En este sentido, los ministros de Interior y Transportes dejaron claro que «el peligro no ha pasado» porque se avecina una semana de frío intenso que convertirá la nieve en hielo «multiplicando potencialmente» el peligro. «Al temporal de nieve le sigue ahora una ola de frío que exigirá cautela y paciencia». A estos riesgos se suma, además la necesidad de asegurar el abastecimiento de suministros básicos y también de que se pueda desarrollar con normalidad la campaña de vacunación de la Covid-19, cuya recepción de nuevas dosis está prevista para mañana lunes. El ministro Grande-Marlaska confirmó que los ministerios de Interior, Sanidad y Consumo trabajan para asegurar la llegada de las nuevas dosis.