La base naval nuclear «invisible» del Peñón

En todo el debate en relación al conflicto histórico a cuenta de Gibraltar hay un tema que suele pasarse de puntillas

El submarino de la Royal Navy "HMS Ambush"de propulsión nuclear británico se encuentra desde ayer en el puerto de Gibraltar trás haber chocado contra un buque mercante en aguas españolas cercanas al Peñón

En todo el debate en relación al conflicto histórico a cuenta de Gibraltar hay un tema que suele pasarse de puntillas pero que, en realidad, es el proverbial elefante en mitad del salón que todo el mundo ignora: la base naval británica (y norteamericana al mismo tiempo) que, lejos de estar localizada en un punto en concreto de la pequeña península, reparte sus instalaciones hasta el mismo istmo. Depósitos de combustible para aviones, baterías de artillería, polvorines, instalaciones de entrenamiento de infantería de marina, antenas destinadas a la transmisiones y al espionaje de telecomunicaciones, tecnología de escucha destinada a la vigilancia del tráfico submarino del estrecho y un desconocido etcétera se reparten por todo el territorio de Gibraltar. A esto hay que añadir las peliagudas reparaciones de la flota de submarinos nucleares de Reino Unido, que suele tener lugar en el Peñón, lejos de las costas británicas. Sobre otras actividades nucleares que se realizan en la base el Gobierno de España no tiene ninguna información. De todos es conocido que Londres utiliza como «escudo humano» a la población de Gibraltar, a sus instituciones y a su economía «dopada» por un régimen fiscal privilegiado para mantener sus instalaciones a coste cero. Sobra decir que la base naval nuclear británica en Gibraltar no es mencionada ni una sola vez en el «principio de acuerdo» de Laya.