La Audiencia mantiene a Podemos como imputado por su contrato con Neurona

Rechaza el recurso de la formación morada y avala la investigación, pero insta al instructor a determinar “con celeridad” qué delitos le imputa

El vicepresidente del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias
El vicepresidente del Gobierno y líder de Podemos, Pablo IglesiasMarta Fernández Jara Europa Press

La Audiencia de Madrid avala que Podemos siga investigado por su contrato con la consultora Neurona para las elecciones generales del 28 de abril de 2019. Así lo ha acordado la Sección 30 del citado tribunal en una resolución en la que rechaza el recurso de apelación interpuesto por la formación morada contra su imputación y en la que avala las diligencias acordadas por el instructor, el magistrado Juan José Escalonilla, titular del Juzgado de Instrucción número 42 de la capital. La Sala niega a su vez que la actuación del juez, haya causado indefensión a Podemos.

No obstante, la Audiencia madrileña ordena al instructor, para “evitar que pueda prolongarse innecesariamente la investigación” sobre Podemos y garantizar su derecho a la tutela judicial efectiva, que determine “con celeridad qué delito o delitos cabe atribuirle” en su calidad de persona jurídica.

Durante la instrucción, Escalonilla ya ha archivado la investigación relativa al supuesto cobro de sobresueldos por parte de altos cargos del partido, la que hacía referencia a una presumible “caja B” y la relacionada con las obras de reforma en la sede de Podemos, que terminaron costando el doble de lo previsto inicialmente. El magistrado tampoco vio indicios delictivos en los contratos con la consultora portuguesa ABD.

Además del partido, en esta causa están imputados varios altos cargos de la formación morada: el secretario de Comunicación, Juanma del Olmo, jefe de campaña de Pablo Iglesias; el tesorero Daniel de Frutos, administrador mancomunado de la coalición electoral Unidas-Podemos en esos comicios; la gerente Rocío Val; y la responsable de Compras y Finanzas, Andrea Deodato.

“No es sino precisamente después de oír al denunciante y analizar la documentación aportada a la causa lo que determina que el instructor dicte el auto ahora objeto de recurso para concretar qué hechos son los presuntamente delictivos base para considerar a Podemos como investigado”, subrayan los magistrados.

En la resolución se hace hincapié en la oportunidad de esas diligencias de investigación ordenadas por Escalonilla (que ha requerido abundante documentación para esclarecer si los servicios electorales atribuidos a Neurona son o no de carácter ficticio para propiciar un desvío de fondos electorales) al considerarlas “necesarias para determinar la naturaleza y circunstancias de los hechos objeto de la denuncia por considerar que los mismos pudieran ser constituidos de los delitos de administración desleal y de malversación de caudales públicos”.

Los magistrados recuerdan que Podemos no recurrió la decisión del instructor del pasado 28 de julio de tener personada a la formación en calidad de investigada, por lo que la resolución es firme.

Asimismo, la Sala niega que se haya producido cualquier tipo de indefensión dado que “desde el momento de su personación ha tenido acceso a las actuaciones” y ha podido por tanto presentar cuantos escritos y recursos ha considerado oportuno. “Ninguna indefensión material digna de nulidad se le ha podido causar por este motivo”, concluye.

Denuncia de Calvente

El tribunal recuerda que en un auto de septiembre del pasado año el instructor concretó los hechos determinantes para mantener imputado a Podemos, haciendo referencia a la denuncia interpuesta por el exabogado de Podemos José Manuel Calvente se afirma que el contrato con Neurona era simulado y que “su única finalidad fue la de desviar el dinero” pagado por Podemos a la consultora “para financiar a partidos políticos extranjeros, al propio partido a través de microcréditos o, incluso, para compensar las cantidades obtenidas a través de una red de financiación ilegal para la propia constitución” de la formación morada en 2014 “y la promoción de sus miembros a los cargos directivos que actualmente ostentan”.

El letrado denunció igualmente que el borrador del contrato de Podemos con Neurona, de 27 de febrero de 2019, estaba ya redactado pese a que la sociedad no fue constituida hasta unos días después, el 19 de marzo del mismo año.

Asimismo, ratifica que los indicios que llevaron a tomar esa decisión al magistrado se infieren también del informe del Tribunal de Cuentas de abril de 2019 en el que “expone y justifica el rechazo de la consideración de gasto electoral de los servicios prestados” por Neurona para Podemos, “dado que no ha quedado suficientemente acreditada la efectiva elaboración de los trabajos incluidos como tales gastos electorales”.

Las cuentas de Neurona avalan que Unidas Podemos pagó a la consultora 425.000 euros, la mayor parte, 363.000, entre abril y mayo, en fechas próximas al 28-A. En los balances aportados al juez que investiga la supuesta financiación irregular de la formación por el ex administrador de Neurona Comunidad, Elías Castellón, la consultora incluye 257.405 euros como “prestación de servicios” tanto a Podemos como a la coalición en sí, incluidos los desarrollados para la formación en el Parlamento Europeo.

Castejón se desmarcó ante el juez de las transferencias efectuadas por Neurona a una supuesta “empresa fantasma”, Creative Advice Interactive Group, a la que Neurona pagó 308.000 euros por servicios que Escalonilla cree simulados y que según el exadministrador de la consultora se prestaro realmente.