“Enorme malestar” en Podemos por “pisarle” el PSOE la ley estrella a Irene Montero

Los socialistas han registrado de manera “unilateral” y “por sorpresa” la “Ley Zerolo” de Igualdad de Trato y No Discriminación sin contar con la ministra

La ministra de Igualdad, Irene Montero, y la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, durante el 1-O
La ministra de Igualdad, Irene Montero, y la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, durante el 1-OKiko HuescaEFE

Nuevo choque dentro del Gobierno de coalición, a cuenta de las políticas de Igualdad cuya cartera ostenta Irene Montero. Los morados han recibido con “enorme malestar” que sus socios del PSOE registraran hoy en en el Congreso de los Diputados la proposición de Ley integral para la Igualdad de Trato y No Discriminación, que han bautizado como “Ley Zerolo”, en honor al carismático líder socialista fallecido en 2015. Desde Podemos sostienen que la iniciativa se ha promovido en solitario, de manera sorpresiva -les han avisado horas antes de hacerlo- y sin contar con el Ministerio de Igualdad, responsable de estas políticas.

Fuentes moradas se muestran “sorprendidas” de que la iniciativa se haya llevado a cabo de manera “unilateral” ya que los grupos parlamentarios y el Ministerio de Montero llevaban meses diseñando el contenido y ultimando detalles para lo que entendían que sería una presentación “conjunta e inminente” de la medida. “El grupo parlamentario de Unidas Podemos ha recibido con enorme malestar el registro sorpresa por parte del PSOE de la Ley de Igualdad de Trato”, aseguran fuentes moradas, que apuntan, además, hacia un incumplimiento del acuerdo de coalición, en el que se recogía que la citada iniciativa se registraría de manera conjunta. Recuerdan, además, que el paquete legislativo “antidiscriminatorio” incluía tanto la Ley de Igualdad de Trato como la Ley por la Igualdad LGTBi y la Ley Trans.

Por su parte, desde el PSOE argumentan que con esta iniciativa, que había sido presentada en el Parlamento en otras dos ocasiones sin llegar a aprobarse, se da cumplimiento a lo recogido en los últimos programas electorales socialistas y a las resoluciones del 39 Congreso Federal. Señalan que se basa en dos principios fundamentales: el derecho al respeto a la dignidad de la persona y el derecho a la igualdad de trato. Con la medida, los socialistas buscan que España no sea una excepción en la UE sobre medidas de igualdad de trato, prevención y lucha contra los discursos de odio.

En el PSOE desvinculan, por tanto la normativa del acuerdo con Podemos y argumentan que la misma “forma parte del ADN de los y las socialistas y de nuestro compromiso con la igualdad y con el pleno respeto a los derechos humanos”, por cuanto que entronca con la concepción que tiene el PSOE de la política “como un servicio a la ciudadanía que garantiza sus derechos en todos los ámbitos”. Así se ha manifestado Susana Ros, portavoz adjunta del grupo socialista, que ha esperado que esta la ley que “es un nuevo avance social” “tenga un amplio consenso de la Cámara”. Sin embargo, empieza con mal pie dentro del propio Ejecutivo.

No es la primera vez que PSOE y Podemos chocan a cuenta de las políticas de Igualdad, que en la pasada legislatura ostentaba la vicepresidenta Carmen Calvo a la que le ha costado ceder el testigo. El enfrentamiento más cruento se vivió a cuenta de la Ley de Libertad Sexual (”Solo sí es sí”) que los morados querían aprobar antes del 8 de marzo y que tanto Calvo como el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, paralizaron ante los fallos técnicos que contenía. Finalmente, los morados se impusieron en el conflicto y la norma vio la luz el 3-M.