El juez tampoco encuentra los sms de “Kitchen” en otro móvil de Fernández Díaz

En el teléfono analizado ahora, que no es el que tenía en 2013, no figuran los mensajes sobre el supuesto espionaje a Bárcenas que le atribuye Francisco Martínez

El exministro de Interior Jorge Fernández Díaz acude el pasado noviembre al careo con Francisco Martínez sobre la operación Kitchen
El exministro de Interior Jorge Fernández Díaz acude el pasado noviembre al careo con Francisco Martínez sobre la operación KitchenAlberto R. RoldánLa Razón

El juez del “caso Kitchen”, Manuel García Castellón, sigue sin encontrar en los móviles del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz ni rastro de los sms sobre el supuesto espionaje a Luis Bárcenas en 2013 que le atribuye el que fuera secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, que pretende así acreditar que el titular de Interior estaría al tanto de la operación.

El pasado octubre, Fernández Díaz aportó voluntariamente al instructor su actual móvil, en el que no se hallaron esos mensajes. Posteriormente, facilitó el terminal que tenía con anterioridad (que sustituyó por el actual en abril del pasado año) -que es el que ahora se ha inspeccionado-, pero la búsqueda ha vuelto a resultar infructuosa, según ha adelantado El Mundo y ha confirmado este periódico de fuentes jurídicas, pues en las aplicaciones de mensajería instaladas no figuran esos supuestos mensajes que Francisco Martínez protocolizó ante notario en 2019 y que según el informe de un perito informático aportado por la defensa del extitular de Interior habrían sido manipulados.

Fernández Díaz ha negado reiteradamente que mandara esos sms a su entonces subordinado, la última vez en el careo que ambos mantuvieron en la Audiencia Nacional por orden judicial. El exministro ya dejó claro entonces a García Castellón que ya no tiene en su poder el móvil que utilizaba en 2013, cuando se habría llevado a cabo el supuesto espionaje a Bárcenas para sustraerle, a través de su chófer, documentación comprometedora para el PP. Desde esa fecha, explicó, ha tenido otros dos terminales, los que precisamente ya han sido examinados por la Audiencia Nacional.

Tras el registro de la vivienda el ex secretario de Estado de Seguridad y el volcado de los datos del dispositivo de Francisco Martínez (investigado en este procedimiento al igual que el exministro), los agentes tampoco encontraron esos mensajes en su móvil, que según el que fuera “número dos” de Interior habría borrado.

Fernández Díaz argumenta que esos mensajes no los remitió ni reenvió porque, entre otras cosas, el no utiliza la «k» en lugar del «que» al escribir en el móvil ni utiliza el lenguaje utilizado en los mismos, que calificó como “operativo” y más propio de la Policía (por ejemplo, hizo referencia al término «Cecilio», nombre encubierto con el que se conoce a los agentes del CNI.