El JEMAD dimite tras la polémica por vacunarse antes de tiempo

El general Miguel Ángel Villarroya dice que no ha pretendido “aprovecharse de privilegios” pero considera “acertada” la decisión de recibir la vacuna

Thumbnail

El Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Miguel Ángel Villarroya, ha dimitido hoy tras la polémica generada por haber recibido la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 junto a otros altos cargos militares del Estado Mayor de la Defensa antes de lo que fijaban los protocolos. Un cese que la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha aceptado.

A primera hora de la mañana, el general ha enviado una carta a la ministra en la que mantiene que la decisión de recibir la vacuna era “acertada” porque buscaba, “de acuerdo con los protocolos establecidos”, “preservar la integridad, continuidad y eficacia de la cadena operativa de las Fuerzas Armadas”. Por ello, apunta que “nunca han pretendido aprovecharse de privilegios no justificables, pero que están deteriorando la imagen pública de las Fuerzas Armadas y poniendo en duda la honradez” del propio JEMAD.

De ahí que apunte que deja el cargo que asumió hace un año “con la conciencia tranquila” y con el objetivo de no perjudicar esa imagen. Por ello remitió a Robles su solicitud de cese en sus actuales cometidos como Jefe de Estado Mayor de la Defensa. Está previsto que su sustituto sea nombrado por el Consejo de Ministros el próximo martes.

“Servir de ejemplo”

En su carta, el JEMAD ha aprovechado para defender su actuación al frente del Estado Mayor de la Defensa (EMAD), la cual, al igual que sus 45 años de carrera militar, ha procurado “ser honesta y dominada por el espíritu de servicio y de amor a España”.

Y señala también que siempre se ha esforzado en “servir de ejemplo a sus subordinados y en hacer lo correcto, actitudes que son parte de sus responsabilidades como Jefe de la Estructura Operativa de las Fuerzas Armadas, encargada del planeamiento y conducción de todas las operaciones militares”.

En esta línea, señala en su misiva a la ministra de Defensa que desde que asumió hace un año sus responsabilidades como JEMAD, uno de sus principales ejes de trabajo ha sido que las Fuerzas Armadas se “acerquen al resto de los ciudadanos y sean mejor comprendidas”. “En ese proceso ha habido evidentes éxitos”, señala, al tiempo que considera que “falta aún mucho por comprender de la idiosincrasia y forma de trabajar de los ejércitos”.

Otros altos mandos

Pero el JEMAD no es el único alto mando del Estado Mayor de la Defensa que ya ha recibido la vacuna antes de lo que marcaban los protocolos. Otros generales, como el nuevo comandante del Mando de Operaciones (MOPS), teniente general Francisco Braco, o el jefe del Estado Mayor Conjunto (EMACON), teniente general Fernando García González-Valerio, también habrían recibido la vacuna antes de tiempo sin que hasta el momento se sepa si también presentarán su dimisión.

Y es que, aunque las Fuerzas Armadas cuentan con su propio cupo de vacunas, tienen un protocolo que marca el orden de administración. Los primeros serían el personal sanitario dependiente del EMAD, seguido de los militares que van a participar en operaciones en el exterior. Los últimos, según este protocolo, serían los altos mandos siguiendo para ello un criterio de edad.

Tras conocerse la noticia, desde el propio EMAD se apuntó que los primeros dos grupos ya habían concluido y que el protocolo continuó con la estructura de mando. Sin embargo, desde numerosos ámbitos se criticó que los mandos se vacunasen antes que los miles de militares que están día a día en primera línea luchando contra la pandemia en tareas de desinfección o en los hospitales militares.

Así, desde la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), tanto los políticos como los mandos militares consideraban que “esto es una guerra”, por lo que consideran que “quienes lógicamente deben vacunarse primero son las personas encuadradas dentro de los grupos de riesgo y aquellos que luchan en primera línea de batalla”.

Es por ello que la ministra Robles solicitó un informe al Jemad para valorar lo ocurrido. Finalmente, el general Villarroya se ha adelantado presentando su cese.