Unidas Podemos sigue perdiendo apoyos y el PSOE se dispara, según el Barómetro del CIS

El Partido Popular mejora y obtiene un 20,5% de apoyos, mientras que Vox y Cs caen ligeramente respecto a la encuesta de diciembre.

Thumbnail

Parece que el desgaste de la gestión de la pandemia se lo lleva el socio minioritario de la coalición, según el último Barómetro del CIS publicado hoy. Así los de Pablo Iglesias siguen perdiendo apoyos un mes más y si se celebrasen las elecciones obtendrían un 10,7% de apoyos, una décima menos que en el mes de diciembre. Por su parte, el PSOE se recupera y volvería a superar el 30% de apoyos, al lograr un 30,7%, frente al 29,5% que obtuvo en la encuesta del mes de diciembre.

En este sentido, a solo unos días de que arranque la campaña electoral, los de Pedro Sánchez salen fortalecidos y no les pasa factura ni la mala gestión de la pandemia ni sus contradicciones a la ahora de adoptar medidas para frenar la expansión del virus.

Por otro lado, el PP mejoraría y lograría un 20,5% de apoyos, frente al 19,2 del barómetro anterior. Vox cae un punto y obtendría un 13% de apoyos, manteniéndose como la tercera fuerza más votada, mientras que Cs retrocede y pierde casi un punto, al pasar de 10,5% al 9,3% de los apoyos.

Por bloques, la derecha sigue por delante de la izquierda. Así, la suma de PP, Cs y Vox sería de 42,8 frente al 41,4% de la suma del actual Gobierno de coalición. De este modo, se confirma una tendencia que ya se vislumbró en las anteriores oleadas.

Quizás, la principal conclusión que se puede extraer con este resultado es que la popularidad de los morados pierde fuelle, pese a que con los Presupuestos aprobados y la Legislatura encarrilada, traten de diferenciarse frente a los socialistas. No en vano, mantienen la cuarta posición pero los de Arrimadas, que sacan rédito de su estrategia de diferenciarse del Gobierno y ERC, le pisan los talones.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hizo público este sondeo cuyo trabajo de campo se realizó en las primeras semanas de ese año, coincidiendo con la tercera ola, con el paso de la borrasca de frío y nieve “Filomena” y tras conocerse que el ya exministro de Sanidad Salvador Illa dejaría el Ministerio para encabezar la candidatura del PSC en las elecciones catalanas.