El juez interrogará a “Josu Ternera” el 17 de febrero por un asesinato de 1980 y el “caso herriko tabernas”

Pedraz comunicará por videoconferencia al exdirigente de ETA, en libertad en Francia mientras se tramita su entrega, su procesamiento en ambas causas

"Josu Ternera", en el Palacio de Justicia de París el pasado noviembre
"Josu Ternera", en el Palacio de Justicia de París el pasado noviembreIAN LANGSDONEFE

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz comunicará al exdirigente de ETA José Antonio Urrutikoetxea, “Josu Ternera” -que se encuentra en libertad en Francia con control telemático a la espera de su entrega a España-, su procesamiento por dos de las causas que tiene pendientes en nuestro país: el asesinato del directivo de Michelín Luis María Hergueta en 1980 y la investigación de la financiación de la banda terrorista a través de las “herriko tabernas” (locales sociales de la ilegalizada Batasuna).

El exjefe de ETA -detenido en los Alpes franceses en mayo de 2109- ya estaba citado ese día por videoconferencia para esa declaración indagatoria, paso previo ineludible para el cierre de la instrucción (y que no se ha podido celebrar hasta este momento dado que Urrutikoetxea estuvo en busca y captura 17 años, desde su fuga en 2002), pero Pedraz ha dictado hoy mismo una resolución -a la que ha tenido acceso LA RAZÓN- en la que acuerda igualmente “reanudar la instrucción” por el asesinato de Hergueta y fijar esa misma fecha para trasladarle también (15 años después, pues el auto de procesamiento data de septiembre de 2005) que está procesado por estos hechos “como autor de un delito consumado de asesinato” de carácter terrorista.

Para que “Josu Ternera”, de 70 años, pueda ser interrogado en relación a ese atentado mortal, el instructor ha tramitado ya una orden europea de investigación para que Francia dé su visto bueno para que la Justicia española pueda “preguntarle por su participación” en el atentado contra el directivo de Michelín, a quien tres terroristas abordaron el 25 de junio de 1980 en Vitoria, disparándole uno de ellos “en dos ocasiones en la cabeza, causándole la muerte”, que se produjo -se recuerda en la resolución- “en el traslado hasta el puesto de socorro de la capital alavesa”.

La defensa del exjefe de ETA, que en esta causa ejerce el abogado Iñigo Iruin, esgrimió ante la Justicia francesa que los hechos habían prescrito, pero el Tribunal de Apelación de París lo negó, defendiendo -como argumentó la Audiencia Nacional- que el plazo de veinte años se interrumpió el 27 de septiembre de 1996, cuando el entonces titular del juzgado dictó una resolución reabriendo la investigación y dirigiendo el procedimiento contra “Josu Ternera”. Posteriormente -argumentó-, el auto de procesamiento de 2005 también interrumpió el plazo tras el cual los hechos ya no pueden ser perseguidos penalmente, amparando por tanto la orden de arresto internacional cursada por la Audiencia Nacional en mayo de 2019.

Asimismo, Francia ha rechazado que el exdirigente de ETA sea reclamado por motivos políticos, recordándole incluso en una resolución del pasado día 6 que su “compromiso” con el desarme de ETA en las “conversaciones de paz” con el Gobierno no puede garantizarle ningún tipo de inmunidad.

Esta es una de las cuatro causas por las que España reclama a “Josu Ternera”. Solo en una de ellas -por delito de lesa humanidad- la Justicia francesa rechazó la entrega de Urrutikoetxea. Sí dio su visto bueno tanto en el caso de las “herriko tabernas” (donde fue procesado por un delito de pertenencia a organización terrorista) como en el del asesinato de Hergueta y en el del atentado contra la casa cuartel de Zaragoza en 1987, que causó once muertos, entre ellos seis niños, y decenas de heridos. En los dos últimos casos, sus abogados tienen intención de recurrir ante la Corte de Casación francesa (equiparable a nuestro Tribunal Supremo) y aún piensan dar una última batalla, ya no judicial, en el caso de las “herriko tabernas” ante el Consejo de Estado galo.

No obstante, su entrega a España todavía se demorará varios meses, pues antes “Josu Ternera” debe rendir cuentas con la Justicia francesa. Fue condenado en dos juicios celebrados cuando estaba fugado que ahora deberán repetirse (el primero el próximo febrero). En uno de ellos fue condenado a siete años de prisión por asociación de malhechores. Si se confirmaran las condenas, «Josu Ternera» debería cumplir primero las penas en Francia, aunque podría ser entregado temporalmente a España para ser juzgado.