El Gobierno aprueba el ingreso del ex JEMAD en la Asamblea de la Orden de San Hermenegildo

Da el visto bueno pese a que Defensa le acusó de vacunarse antes de tiempo. La Orden, a la que ya pertenecía, premia “la intachable conducta en el servicio”

El general Miguel Ángel Villarroya, ex JEMAD
El general Miguel Ángel Villarroya, ex JEMAD FOTO: Jesús G. Feria La Razon

El ex Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Miguel Ángel Villarroya, que dimitió tras la polémica por haberse vacunado antes de tiempo, será nuevo miembro de la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, tal y como ha aprobado el Consejo de Ministros hoy.

La la Orden de San Hermenegildo tiene por finalidad “recompensar y distinguir a los oficiales generales, oficiales y suboficiales del Ejército de Tierra, de la Armada, del Ejército del Aire, de los Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de la Guardia Civil, por su constancia e intachable conducta en el servicio”, tal y como se desprende del Reglamento general de recompensas militares. Algo que se tiene en cuenta tanto para ingresar en ella como para ascender o ser expulsado de la misma.

En cierto modo, este nombramiento choca con los motivos que rodearon su cese y la acusación que vertió en el Congreso de los Diputados la subsecretaria de Defensa, Amparo Valcarce, quien dijo tajante que la orden de vacunación que salió de su departamento era “exclusivamente para todo el personal sanitario”. Es más, añadió que la estrategia era “clara y rotunda”, y que “cuando no ha sido así, se han asumido las responsabilidades que corresponden”, haciendo referencia al general Villarroya.

Como vocal por haber sido JEMAD

En el caso de la Asamblea, Villarroya entra en ella como vocal, al igual que otros oficiales generales que, perteneciendo a la Orden, “hayan ejercido el cargo de Jefe de Estado Mayor de la Defensa, Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, Jefe de Estado Mayor de la Armada, Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire o Jefe del Cuarto Militar de la Casa de su Majestad el Rey”.

El ya ex JEMAD estaba en posesión de la Gran Cruz, Encomienda, Cruz y Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, de la que un miembro puede ser expulsado si su conducta no es “intachable”. Sin embargo, se mantiene como miembro de la misma pese a esa supuesta “mancha” por vacunarse antes de tiempo de la que el propio Ministerio le acusó en la Cámara Baja.

Entre las funciones de la Asamblea están “emitir informe en los casos que lo requiera el Soberano (el Rey como presidente del Capítulo), la persona titular del Ministerio de Defensa, o el Gran Canciller (el ex JEME Jaime Domínguez Buj)”; “actuar como Órgano Asesor de la persona titular del Ministerio de Defensa y emitir informe, cuando ésta lo solicite, en el proceso de elaboración de disposiciones de carácter general que puedan incidir en el establecimiento o modificación de Recompensas Militares o de las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas”; “apreciar la conducta intachable, a efectos de ingreso, ascenso o permanencia en la Orden” o “proponer las resoluciones a los expedientes sobre ingreso, ascenso y baja en la Orden”.

Es decir, será uno de los que valore si la conducta de uno de los miembros es lo suficientemente intachable para ascender en ella.