Marroquíes piden violentamente la reapertura de la frontera con Ceuta

Una veintena de heridos en una manifestación en la vecina Castillejos, convocada a través de las redes sociales

La frontera del Tarajal, que separa Ceuta de Marruecos
La frontera del Tarajal, que separa Ceuta de Marruecos

Ciudadanos marroquíes de Castillejos (Fnideq) pidieron, de forma violenta, la apertura de la frontera con Ceuta ya que era en la ciudad autónoma donde trabajaban y obtenían los ingresos para poder subsistir. Según han informado a LA RAZÓN fuentes locales, lo ocurrido en la noche del viernes ha sido la explosión de una situación que se venía gestando desde el cierre total de dicha frontera desde hace un año.

Fue Marruecos el que tomó la decisión a causa de la pandemia de coronavirus, pero antes ya se habían puesto limitaciones al contrabando de mercancías conocido como “comercio ilícito”.

Castillejos es una población que ha crecido en el tiempo gracias a la vecina Ceuta. Todos los días, según las citadas fuentes, atravesaban unas 15.000 personas para trabajar en el servicio doméstico y realizar labores de fontanería, carpintería, construcción, etcétera. Obtenían unos ingresos que les permitían sobrevivir en Marruecos.

El cierre de la frontera les dejó sin trabajo y sin salario. A lo largo de este año ha habido algunos que han tenido que vender hasta los muebles para poder comer y se han producido casos de suicidios.

Además, también se ha cortado el flujo que los ceutíes que pasaban la frontera para comprar en Castillejos (pescado, frutas y hortalizas, a mejor precio) y que aprovechaban la visita para otro tipo de gestiones, como lavar los coches, arreglos, comer, etcétera.

Se han detectado casos, según las mismas fuentes, en que marroquíes pasan a nado a Ceuta sólo con el fin de poder comer, algo que nunca había ocurrido.

Algunos e los trabajadores, que estaban dados de alta en la seguridad Social, han perdido sus derechos. Unos pocos han recibido ayudas desde la Ciudad Autónoma, pero eso se ha perdido con el paso de los meses.

Lo ocurrido en la tarde noche del viernes fue fruto de esta situación. Se produjo, según medios marroquíes, una manifestación salvaje, sin una coordinación real, cuyo lema era “¡Abrid la frontera!” .

Había sido convocada a través de las redes sociales y su origen se desconoce por el momento. La movilización fue contenida por las Fuerzas de Seguridad, que utilizaron material antidisturbios y que llegaron a lanzar las piedras que recibían de parte de los manifestantes.

Todo comenzó con una sentada en el Boulevard Mohammed V que contravenía las normas dictadas para prevenir el COVID. Se produjeron enfrentamientos, una veintena de heridos, seis de ellos agentes, y numerosas detenciones.