El juez del “caso Neurona” ordenó una investigación en secreto para impedir que se alteraran pruebas

Juan José Escalonilla ordenó investigar “diversas diligencias cuyo resultado podría verse comprometido en el supuesto de que tuvieran conocimiento de su realización las partes personadas”

Calvente denunció al juez "contratos simulados" con la consultora vinculada a Monedero, pero admitió que son sospechas
Irene Montero, Pablo Iglesias, Rafa Mayoral, JUan Carlos Monedero y Juanma del Olmo en un acto de Podemos EUROPA PRESS 14/08/2020 EUROPA PRESS

El juez de Madrid que investiga la presunta financiación irregular de Podemos, Juan José Escalonilla, ha acordado levantar el secreto de sumario sobre unas investigaciones que encargó el pasado 21 de septiembre, según consta en un auto de 5 de febrero, al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

En la resolución consta que el instructor tomó la decisión de mantener en secreto dichas pesquisas ya que “su resultado podría verse comprometido en el supuesto de que tuvieran conocimiento de su realización las partes personadas”, en referencia a los investigados. En la causa están imputados dirigentes de Podemos como el secretario de Comunicación, Juan Manuel del Olmo; el tesorero, Daniel de Frutos; y la gerente, Rocío Val. Otros implicados son el ex administrador de Neurona Elías Castejón, pero también el propio partido Podemos como persona jurídica.

Mensajes borrados

Precisamente, el pasado 20 de enero la ex responsable de Cumplimiento Normativo de Podemos Mónica Carmona informó al juez Juan José Escalonilla, que tras su cese y el despido del ex coordinador jurídico del partido José Manuel Calventealgunos miembros de Podemos han borrado mensajes de Telegram que podrían comprometerles, lo que constituye desde mi punto de vista un acto de destrucción de pruebas para ocultar los hechos presuntamente fraudulentos cometidos”.

La decisión del juez de levantar el secreto de su investigación se conoce después de la que la Fiscalía de Madrid haya advertido a Podemos que no ha disipado las dudas sobre las irregularidades en la contratación de Neurona: “Y todo ello, casi siete meses después de iniciar las investigaciones sin que haya sido posible determinar qué trabajadores tuvo Neurona, cuánto tiempo trabajaron en España, si se desplazaron desde México y cuándo así como dónde se hospedaron, información de fácil acceso al ahora apelante que no ha sido facilitada”, concluye la Fiscalía en un escrito contra un recurso de Podemos.